Resolución de conflictos

Autoestima al máximo para combatir el chantaje emocional en una relación de pareja

Chantaje emocional

En las relaciones humanas, hay personas que intentan manipular a otras para obtener lo que se quiere, una práctica que puede ser devastadora para una relación.

Los expertos del portal español Área Humana definen el chantaje emocional como “una forma inadecuada, irrespetuosa y agresiva de comunicación, donde se suele expresar una petición de cambio, solicitar ayuda o simplemente expresar disconformidad y queja, con un objetivo claro de conseguir lo que quien lo hace desea, sin tener en cuenta lo que la otra persona quiere”.

Por lo general, quien utiliza el chantaje emocional para obtener algo de la otra persona produce en su víctima sentimientos de culpa, obligación o miedo.

Autoestima y vínculos afectivos: ¿qué importancia tienen en nuestra vida?

Los expertos españoles destacan que el chantaje emocional a veces es bastante sutil, pero no por ello deja de tener el impacto negativo sobre quien lo padece.

El chantajista no siempre se da cuenta de sus actos

Sin que parezca una forma de exculpar este tipo de conducta, que en países como Colombia está tipificada como violencia (o violencia intrafamiliar, si es entre parejas o padres e hijos), el o la chantajista emocional adopta una forma de comunicación agresiva, no es asertivo y carece de empatía, lo que lo hace proclive a irrespetar los derechos de los demás.

Con bastante frecuencia, señala el portal, los chantajistas o manipuladores emocionales aparentan ser muy fuertes o pretenden ser los que dominan una situación, pero detrás de esa fachada se esconden “inseguridades, fragilidad, baja autoestima, insatisfacción personal, celos, miedo al abandono, temor a la soledad y dependencia”, apunta Área Humana.

Te puede interesar: Cinco claves para comprendernos y mejorar nuestra autoestima

Cómo funciona el chantaje emocional

Los especialistas en salud mental del portal estadounidense Healthline identifican 6 etapas en el proceso de manipulación:

  1. Exigencia: generalmente, el manipulador puede lanzar expresiones como: “No creo que deberías hacer esto”, o “pienso que no deberías ver a este amigo”, para tratar de influir sobre la otra persona.
  2. Insistencia: en caso de que quien recibe el chantaje se resista a las pretensiones del manipulador, este se vuelve insistente o crea una estrategia para que el otro cambie de parecer y haga lo que él quiere, por ejemplo, manejar al otro mediante el chantaje económico, no darle las llaves del carro, etc.
  3. Presión: es el punto del proceso en que el chantajista podría decir algo más atrevido, como: “Si de verdad me amas, deberías hacer esto o aquello”.
  4. Amenaza: si el chantajeado no cede a las pretensiones del chantajista, este acude a lanzar intimidaciones como: “Si no haces lo que digo, me voy” o cosas como “ya no te querré”, o “me pondré triste (enojado, etc.)”.
  5. Complacencia: luego de lograr lo que desea, el chantajista puede mostrarse complaciente y amoroso, pero ese es un comportamiento que dura hasta que vuelve a querer algo más para sí mismo.
  6. Repetición: cuando hay otra ‘necesidad’ por parte del chantajista, el proceso vuelve a comenzar.

Para evitar este tipo de situaciones, que pueden acabar con una relación o llevarla a convertirse en un círculo vicioso de manipulaciones, o de víctima y victimario, el chantajista puede corregir su comportamiento con terapia, mientras que la víctima lo puede hacer si incrementa sus niveles de autoestima, señala Healthline.

¿Te ha resultado útil esta información?
6
0
6 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 3330333588

Escríbenos por Whatsapp

add