Resolución de conflictos

Celos, ¿hasta qué punto es normal sentirlos?

Celos de pareja

Sentir celos puede ser normal, eso sí, hasta cierto punto. ¿Quieres identificar en qué momento comienzan a ser problemáticos?

Escrito por: Erika Ariza, psicóloga de PQEB. Trabaja especialmente con adolescentes y adultos en terapia individual y de pareja, y también tiene experiencia en el trabajo con personas que han sufrido abuso sexual.

Los celos son la respuesta emocional que surge cuando una persona percibe la posibilidad de perder una relación que valora ante un tercero (Weiner y Craighead, 2010). Aunque no son parte esencial de un vínculo, distintas investigaciones han encontrado evidencia de celos en todas las culturas a lo largo de la historia. 

Te invitamos a leer: Cinco factores que hacen que una relación sea buena

Es normal que los celos aparezcan tanto en hombres como en mujeres, en cualquier momento y en cualquier relación: no solamente puedes sentirte celoso en tu relación de pareja, sino también en vínculos con familiares, amigos, y otras personas importantes para ti. 

Sin embargo, al igual que otras emociones, los celos empiezan a ser problemáticos cuando tienen un fuerte impacto en nuestro bienestar, el de otras personas, o en la relación. Algunas señales de que esto podría estar sucediendo son:

  • Pensar de manera obsesiva sobre lo que está haciendo la otra persona cuando no está contigo, teniendo problemas para llevar a cabo tus propias actividades
  • Invadir la privacidad del otro: espiarlo, revisar su celular, preguntar constantemente a otras personas por su paradero… ¿Cuáles son los primeros signos de una relación tóxica?
  • Tener conductas agresivas físicas o verbales, directas o indirectas, hacia ese tercero por quien te sientes amenazado
  • Reproches constantes a tu pareja, o a tu ser querido, por las cosas que hace
  • Deterioro y distanciamiento en la relación, discusiones frecuentes asociadas a los celos
  • Ejercer medidas de control sobre el otro: pedirle que te cuente y te muestre constantemente dónde está, con quién habla, qué hace, prohibirle salir a algunos lugares o ver a ciertas personas

Es importante mencionar que algunas veces es completamente normal tener dificultades para confiar en el otro, especialmente si en el pasado ha existido una traición. Sin embargo, al tomar la decisión de continuar la relación, ambas partes deben llegar a un acuerdo acerca de cómo llevar las cosas en adelante, y trabajar para reconstruir el vínculo: los celos excesivos y especialmente el control sobre el otro no son una manera de reparar la confianza, por el contrario, tienden a generar conductas de evitación y distanciamiento en el otro.

Puede interesarte: ¿Cómo planificar el tiempo con la técnica 8-8-8 y aumentar el autoestima?

Además de llegar a acuerdos sanos con el otro, cuando nuestros celos están afectando la relación es importante hacernos responsables de ellos. En primer lugar, está en nuestras manos no convertir lo que sentimos en conductas de control o agresión: no podemos eliminar los celos a voluntad como si se apagaran con un interruptor, pero sí podemos evitar lastimar a otros a través comportamientos de manipulación, maltrato y control.

Si consideras que es importante poner ciertos límites en la interacción con otra persona, por ejemplo, pedirle a tu pareja que no salga con su amigo en un día en que celebran algo significativo, dilo respetuosamente y sin exigencias, mostrándole por qué es importante para ti. 

Reconozco el lado oculto de las emociones y otras lecciones importantes de la inteligencia emocional

Ya que los celos se acentúan con los pensamientos constantes acerca de la otra persona, es necesario no perder de vista tus propios objetivos y actividades:

no te encierres en tus pensamientos, permítete salir a caminar, socializar con otras personas, hacer deporte, ver películas, o cualquier cosa que se te ocurra. Enfocarte en ti te ayuda a no alimentar ideas que te lastiman y afectan la relación.

Además te sugerimos trabajar en tu relación con la otra persona: cuando hay celos, se puede perder el foco y centrarse en ese tercero que nos hace sentir amenazados, lo que en últimas nos distrae de compartir esas actividades y momentos que hacen parte del vínculo que tanto valoramos: menos tiempo pensando en aquel tercero, y más tiempo y pensamientos con nuestro ser querido. 

Las estrategias anteriores son muy generales, a veces pueden ser difíciles de aplicar, y no funcionan del mismo modo en todos los casos. Por eso, consultar con un profesional siempre es una buena opción. En Porque quiero estar bien, estamos para escucharte. Llámanos. Conoce los canales de atención gratuita de Porque Quiero Estar Bien

Referencia bibliográfica: Weiner, I. B. y Craighead, W. E. (Eds.). (2010). Jealousy. En The Corsini encyclopedia of psychology. John Wiley.

¿Te ha resultado útil esta información?
11
0
11 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 3330333126

Escríbenos por Whatsapp

add