Resolución de conflictos

¿Cómo decir 'no' de manera asertiva?

Decir no de manera asertiva
Redacción PQEB
Redacción PQEB

Redactor

Ser asertivos no es tarea fácil, en especial cuando hay que trazar límites con nuestros amigos y familiares, pero es necesario para nuestra salud mental.

La asertividad es la capacidad de expresar opiniones, sentimientos y decisiones en el momento adecuado, de manera honesta y respetuosa, de tal forma que no terminenos afectando a los demás. Esta habilidad social y comunicativa se encuentra en un término medio entre la pasividad y la agresividad, ya que implica hacer valer nuestra posición de manera firme y persistente, pero cortés.

Comunicar adecuadamente nuestros sentimientos y deseos requiere de una importante destreza personal e interpersonal. Ser asertivos puede ayudarnos a expresarnos de forma clara, abierta y razonable con otras personas, siempre y cuando también escuchemos sus opiniones.

Emplear la asertividad es saber trazar límites y, así mismo, ceder, es decir, hay que prepararse para negociar, e intentar conseguir lo que se quiere con el beneplácito del otro, que también va a tener algunos beneficios propios.

Es importante saber decir no de manera asertiva

Cuando hacemos algo que no queremos, nos sentimos manipulados por los demás, comenzamos a pensar que se están aprovechando de nosotros y vamos generando resentimiento hacia esas personas que pueden resultarnos abusivas.

Por eso, es importante potenciar la seguridad en nosotros mismos. Saber decir no, nos permite desarrollar nuestra confianza y aumentar nuestra autoestima. Además, si no ejercemos el derecho a decir no, es probable que nos veamos implicados en situaciones que atentan contra nuestros principios, de modo que creamos un malestar emocional y una sensación negativa hacia nosotros mismos por haber cedido.

¿Cómo decir no?

Decir no, de manera asertiva, tiene una serie de beneficios que debemos considerar como motivadores fundamentales para comenzar a mejorar nuestra comunicación y autoestima.

  1. Expresa un mensaje positivo antes y después del no, por ejemplo: “te agradezco el ofrecimiento, pero no puedo acompañarte. No sé si te parezca hacer un plan parecido la semana que viene”. 
  2. Usa el lenguaje corporal para reafirmar tu postura. Mira a los ojos a tu interlocutor, con voz clara y firme, acompañada con una media sonrisa o un rostro amable, sin perder la autoridad.
  3. Ten en cuenta la forma de reaccionar de la otra persona. Puede que la situación en la que te encuentres sea algo estresante para ambos o que el otro individuo suela reaccionar de manera agresiva, por eso, cerciórate de que entiendes perfectamente en qué consiste su petición y responde de la manera más asertiva posible.
  4. Si no lo tienes muy claro, gana tiempo. Respuestas como “deja que me lo piense un poco y te contesto mañana” o “veré mi agenda y te respondo después” harán que el interlocutor se prepare a la posibilidad de que no puedas hacerlo.

No olvides que por más asertivos que tratemos de ser, siempre habrán personas que sentirán tu respuesta como algo personal. Es aquí cuando debes comprender que no es tu responsabilidad, ya que fuiste claro, amable y honesto. Por otra parte, nadie está por encima de ti, y estás en todo tu derecho de negarte a actividades o temas que simplemente no te hagan sentir cómodo.

¿Te ha resultado útil esta información?
10
1
11 votes with an average rating of 1.1.
call

Llama al 330333588

Escríbenos por Whatsapp

add