Primeros auxilios psicológicos y manejo de crisis

¿Cómo manejar la frustración por el no cumplimiento de las metas que se tenían para el 2021?

Frustración
Redacción Porque quiero estar bien
Redacción Porque quiero estar bien

Redactor

Hablamos con Jennifer Ruíz, psicóloga clínica, sobre el manejo de la frustración, esa respuesta emocional que muchos hemos experimentado a lo largo de la vida. Brinda consejos para trazar objetivos más realistas y cumplir metas.

Los sentimientos de frustración se generan cuando tenemos expectativas muy altas frente a situaciones, personas o lo que esperamos de nosotros mismos, pero siempre están relacionadas con los pensamientos. Cuando aceptamos que algo no sucedió, que no lo logramos, a pesar de que lo intentamos, reconocemos que existe una nueva oportunidad para volver a empezar hasta lograrlo. 

Como parte de ese manejo debemos ser capaces de decir: "las cosas no van a salir como yo lo esperaba, pero lo intenté".

¿Por qué razón? Los sentimientos de frustración se manejan con las autoinstrucciones, es decir, diciéndonos palabras o frases en las que no debemos criticarnos y darnos instrucciones negativas como: “¿por qué no lo hice?/soy un lento/¿por qué nunca cumplo nada?/siempre estoy embarrándola/no soy capaz”, sino manejar un lenguaje o mensaje más asertivo con nosotros mismos, de esta manera, los sentimientos de frustración van a disminuir y a partir de ahí se pueden empezar a construir nuevos planes y propósitos porque hay nueva motivación para lograrlo, incluso puede cambiar el método o la forma de ejecutar todo lo necesario para cumplirlos.

Te puede interesar: Ocho consejos que debes tener en cuenta a la hora de gestionar tus emociones

A veces la ansiedad o el estrés por el futuro se apoderan de muchas personas, ¿cómo recibir o aceptar que viene un nuevo año?

El estrés y la ansiedad estarán siempre en nuestras vidas, no se trata de que se vayan sino de saberlos manejar y poder expresarlos porque provienen del miedo y el miedo es necesario para poder huir del peligro, identificar situaciones en las que nos sentimos en riesgo, etc... Lo que sucede es que a veces no lo expresamos correctamente, no lo ponemos en su lugar y permitimos que el mismo miedo nos inhabilite a mostrar lo que en realidad sentimos.

Siempre existe mucha incertidumbre sobre lo que viene, y aún más después del confinamiento por la pandemia del COVID-19, y, ¿cómo debemos manejarlo? Retomo el mismo consejo: manejando los pensamientos.

Si yo me digo a mi mismo o a mí misma: “¿será que seguiré trabajando?/¿tendré pareja?/¿mis hijos estarán bien?/¿terminaré mi estudio?/¿conseguiré el dinero que necesito?/¿pagaré todas las deudas que tengo?”, mi cerebro se va a programar para llenarse de miedo y decir: "¿ay, y si eso que quiero no sale como debe ser? El año comenzará terrible", nos estamos condicionando a que suceda algo catastrófico sin que pase aún.

Atraemos todo lo que pensamos y cómo lo hacemos, así que debes tratar de construir y verbalizar pensamientos que atraigan estabilidad, tranquilidad, comodidad y seguridad. 

Podemos hacer una terapia de agradecimiento, es una técnica que muchos psicólogos recomendamos para identificar los aprendizajes que tuvimos este año y agradecer, de esa manera también podemos recibir el año nuevo y despedir el que se va. ¿Por qué es importante agradecer y cuáles son sus beneficios?

¿Qué significa la autocompasión?

Reconocer que intentamos dar lo mejor y nos esforzamos, pero las cosas no resultaron, así que debemos avanzar. Eso es sentir compasión por nosotros mismos. Es importante ser empáticos, reconocer y aceptar lo vulnerables y lo frágiles que podemos ser y que a pesar de eso podemos reconstruir, reivindicarnos, volver a empezar porque así somos.

Esa es una capacidad increíble que tenemos los humanos, nos acomodamos, somos super flexibles a las situaciones siempre y cuando nuestra mente acepte el cambio, salgamos de la zona de confort, porque muchas personas tienen inflexibilidad mental y son tercos, no acepta errores, hay orgullo, rencor y es ahí donde se quiebra la autocompasión.

Te invitamos a leer: ¿Los niños con muchos regalos tienen baja tolerancia a la frustración?

¿Debemos ser autocompasivos?

Sí, tenemos que reconocer que somos seres humanos y podemos equivocarnos, pero hay un punto de quiebre y es no llegar a victimizarnos o ser dramáticos con lo que vivimos o sentimos, sino comprendernos. Si tomamos una decisión mala este año nos damos látigo diciéndonos: “¿por qué lo hice, debí pensar mejor, si tan solo hubiera hecho esto”, ¿lo hacemos, verdad? Bueno, eso no es autocompasión, eso es autocriticarnos.

¿Cómo hacer propósitos o metas reales?

Durante el proceso de agradecimiento se pueden identificar los aprendizajes de las experiencias traumáticas, negativas o aterradoras, eso ayuda a cerrar ciclos, pero además, a hacer propósitos o metas más reales. A través de la escritura de una carta en la que se exprese perdón, agradecimiento y aprendizaje, se puede lograr. El ejercicio consiste en escribirle a las personas o las situaciones correspondientes, pero sobre todo a nosotros mismos, hablándole a la versión de este año, luego de eso, se puede hacer una lista más aterrizada de metas o propósitos.

La importancia de los pequeños retos personales

¿Cuál es el éxito detrás del compromiso de metas?

Para cumplir metas u objetivos entran en juego varios factores: mente, determinación, disciplina y constancia. Las personas que, por ejemplo, realizan ejercicio durante varios años reconocen estos factores porque hay días en los que no hay motivación para entrenar, pero el compromiso propio se convierte en la razón por la cual no desisten. 

También es importante que a la hora de hacer esos nuevos objetivos, mencionados anteriormente, hablemos en primera persona y no usemos las siguientes palabras: “tengo, debo o necesito” porque todas evocan obligación y la mente dirá se programa a que es una regla, y si no la cumples eres un fracaso, situación que no es cierta. Lo recomendable es usar la palabra “quiero” o “me gustaría”, para cambiar todo el pensamiento y las auto instrucciones.

Muchas personas piensan que si una meta no se comienza a trabajar desde el 1 de enero, ya no se cumplirá, ¿es cierto? 

Es una percepción cultural, en realidad nosotros durante todo el año nos estamos proponiendo metas. ¿Qué tiene que ver que el primer día de enero o de cada mes para comenzar? Ninguno porque todo el tiempo estamos pensando en objetivos, en cumplir sueños o metas a corto o largo plazo. Solamente es una fecha. Todos tenemos la capacidad de proponernos algo y cumplirnos cuando queramos.87

¿Te ha resultado útil esta información?
9
0
9 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 3330333588

Escríbenos por Whatsapp

add