Cuidado propio

¿Cómo surge la inseguridad emocional y qué hacer para manejarla?

Inseguridad origen

¿Alguna vez nos hemos preguntado sobre el origen de dicha inseguridad y cómo identificarlo puede ayudarnos a superarla?

Como se explica en nuestra entrada Inseguridad emocional y cómo podemos identificarla, es una condición afectiva que hace que desconfiemos en nuestra propia capacidad, falcultad o criterio

Es muy común que pensemos que mejorar nuestra seguridad depende solamente de seguir un paso a paso motivacional y no nos preguntamos de dónde y cómo surge esta condición, lo cual puede ser una de las claves para superar o tratar la inseguridad.

¿De dónde surge la inseguridad?

  1. Tipo de apego: en nuestro artículo “¿Qué es el apego y qué papel juega en nuestra vida adulta?”, explicamos la relevancia del tipo de apego que formamos en nuestra infancia en relación con nuestros cuidadores primarios (según propuestas de la Teoría del apego). La infancia es una etapa en la cual aparecen nuestras primeras formaciones simbólicas (nuestras ideas y relaciones con la realidad y con nosotros mismos, etc). Estas formaciones surgen y se desarrollan en relación con el tipo de apego.

    El llamado “apego inseguro resistente” (o “ansioso-ambivalente”) es un tipo de apego en el que los niños se sienten valorados o queridos de manera inconstante, lo cual lleva a que su exploración del mundo sea tensionante o desconfiada. La inconstancia del cuidador hace que le niño sienta profunda angustia en ausencia del cuidador y se muestre enfadado o desesperado cuando el cuidador regresa. 

    Cuando este tipo de apego se enfatiza, en la adultez, la persona puede ser poco dada a la reflexión sobre las emociones propias, tener gran temor al rechazo, dudar constantemente del afectos de los otros o de su valor, o sea emocionalmente dependiente, etc. Es decir, tenga características de una persona insegura.
     
  2. Entorno cultural: La cultura, entendida como el conjunto de fenómenos económicos, sociales, religiosos políticos e históricos en un lugar y un momento específicos, es un factor determinante en nuestro desarrollo personal.  Los estándares de belleza, las ideas sobre el progreso o el éxito, las costumbres, las creencias religiosas, las prohibiciones o tabúes, u otros, nos permiten cierto rango de acción y ciertas construcciones mentales que nos limitan o nos exigen a actuar de tal o cual forma, y esto afecta nuestra seguridad.

    Muchas veces, ante un panorama que no nos resulta favorable, podemos sentir una gran inseguridad o frustración, más allá del tipo de apego que desarrollamos, porque hay una condición de malestar externo a nosotros que tiene que ver con la cultura en la cual vivimos. Ya Freud, el llamado padre del Psicoanálisis, en un texto sobre psicología social de 1930, titulado justamente El malestar en la cultura, habló sobre la repercusión que tiene el sistema de organización sociocultural en nuestra vida psíquica
     
  3. Episodios traumáticos: durante la vida, existe una gran cantidad de formas en las que una persona puede tener experiencias negativas o traumáticas, entre las más frecuentes pueden estar los múltiples tipos de violencia (recibida o percibida de forma consciente o inconsciente), bien sea en ámbitos macro (como conflictos armados, guerras, catástrofes naturales, entre otros) o a nivel doméstico (violencia intrafamiliar, maltrato, abuso, etc.). Estas experiencias, por supuesto, son componentes de inmensa relevancia en nuestra formación emocional y afectiva. Un evento de este tipo puede originar inseguridad en una persona en distintos aspectos de su vida. 

También te recomendamos: ¿Qué le pasa a una persona con depresión?

¿Cómo tratar la inseguridad? 

  • Terapia psicológica: la ayuda de un profesional de la salud mental para encontrar y aprender a elaborar nuestras formaciones psíquicas es más que recomendable. Definir el tipo de terapia (de reestructuración cognitiva o conductual, etc.) será parte de las obligaciones del psicólogo y ayudará a que encuentres la forma de mejorar.
     
  • Trabajo con las habilidades sociales: ya que la interacción con los demás que tiene las personas inseguras presenta dificultades, además de identificar las causas con el terapeuta, las habilidades sociales pueden trabajarse en paralelo, siempre sin forzar las interacciones y sobre todo siendo pacientes. Debemos saber que la seguridad en uno mismo es un proceso.
     
  • Trabajo de psicología positiva: el autoconcepto, la autoimagen, la autoestima  y demás son categorías  que debemos evaluar a la luz de nuestra historia personal así como con todos los otros factores ya mencionados. El trabajo sobre esta comprensión propia ayudará a entenderte y mejorar no solo tu seguridad sino tu vida emocional en general.

También puede interesarte: Ocho señales de alerta para saber que es momento de ir a terapia

¿Te ha resultado útil esta información?
0
0
No votes have been submitted yet.
call

Llama al 3330333588

Escríbenos por Whatsapp

add