Derechos sexuales y reproductivos

Compartir fotos íntimas ¿buena o mala idea?

Imágenes íntimas
Camila Prieto
Camila Prieto

Psicóloga clínica

Compartir fotos y videos íntimos es algo bastante común hoy, sin embargo, es importante atender algunos aspectos importantes al rededor de dicha práctica. A continuación, te hablamos sobre el tema.

¿Es malo compartir imágenes íntimas?

Es posible que pensemos, sobre todo en una etapa temprana de la vida, que todo lo que tiene que ver con la sexualidad o expresión de deseo sexual “está mal”. Para ciertas personas los temas sexuales han sido un tabú por mucho tiempo, pero actualmente, y cada vez más, hablar abiertamente de sexualidad se ha entendido como un tema necesario y urgente que debemos desmitificar y normalizar.

En ese sentido, es pertinente hablar de una de las prácticas frecuentes hoy, gracias a las nuevas tecnologías y plataformas de mensajería instantánea que usamos a diario. Dicha práctica es la del llamado “sexting” o, que consiste en el intercambio de mensajes eróticos e incluye compartir imágenes o videos íntimos. 

Puede interesarte: Reconozco los cinco factores que hacen que una relación sea buena

De entrada, debemos decir que esta práctica no tendría que considerarse como algo negativo en sí mismo, ya que haría parte de la expresión de deseo en la sexualidad humana, lo cual es plenamente natural, como tener hambre, sueño o frio. Si para ti, como individuo, es algo que se siente bien, es una decisión que tomas de manera consiente, sin coerción de ningún tipo (manipulación, condicionamiento, chantaje, etc.) y se da dentro del marco de una relación de respeto mutuo con quien compartes, sin duda no es un acto indebido. Sin embargo, como con todo acto, debes tener algunas precauciones y consideraciones.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de compartir imágenes o videos íntimos?

  1. Que sea tu decisión: lo más importante es saber que has tomado la decisión de manera libre y autónoma, sin sentir ningún tipo de presión por parte de tu pareja o de cualquier otra persona para hacerlo, ya que es tu cuerpo lo que decides compartir y eres tú y solo tú quien decide  ¿sobre lo que quieres hacer con él.

    A esta decisión se le llama consentimiento, y tiene que ver con que tú aceptes o no hacer algo. Siempre debe estar presente en cualquier relación afectiva y/o sexual en la que te involucres. Antes de hacer cualquier cosa, debe existir un acuerdo entre tú y la otra persona, que defina o delimite las condiciones dentro de las cuales actuarán. Entender con claridad qué quiere cada uno y respetar los límites que se definan y las reglas que se deben respetar es una parte esencial en cualquier práctica sexual e íntima.
     
  2. Saber que el consentimiento cambia: el consentimiento se puede retirar en cualquier momento. Es decir, incluso si ya expresaste que sí lo harías, puede que te arrepientas de hacerlo y, entonces, el consentimiento previo ya no tendrá validez. Solo debes hacer algo si realmente te sientes en paz con eso. Si antes de enviar un mensaje, una foto o video sientes o piensas que no deberías hacerlo o dudas sobre enviarla a tal persona, quizás sea mejor que no lo hagas. Es bueno siempre estar seguro antes de hacer algo.
     
  3. Si ya lo decidiste, disfrútalo: es normal que experimentes diferentes emociones, puede ser un momento tan tenso como excitante. Pero si en algún momento sientes incomodidad, no dudes en hacérselo saber a la otra persona. La comunicación es esencial en estas situaciones.
     
  4. Aprende: es recomendable analizar si la situación te generó sensaciones de bienestar y disfrute o si, por el contrario, te sentiste diferente a cómo pensaste que sería. Saber si lo disfrutaste o no será bueno para que puedas elaborar tus sentimientos al respecto y en una próxima oportunidad consideres los mismos acuerdos u otros e, incluso, si quieres o no enviar este tipo de contenidos.

Siempre ten presente que si quieres enviar fotos o videos y la otra persona las quiere recibir, puedes hacerlo. Pero, por el contrario, si la otra persona no desea recibirlas deberás respetar su decisión y evitar enviárselas.

¿Qué hacer si no me siento cómodo(a) enviando este tipo de imágenes?

Ciertamente, si estás considerando enviarle este tipo de contenido a alguien, es porque tienes la confianza de hacerlo con esa persona. En este sentido, también sería recomendable que fuese alguien con quien te resulte cómodo hablar y comunicar, además de tus gustos y deseos, tus preocupaciones. Así, si decides que no te sientes bien, será cómodo mencionarlo y dejarlo claro. Si no existe plena seguridad y tranquilidad, no debes hacerlo y esa persona debe comprender esto y no forzarte a hacer nada. 

También puede interesarte: Gaslighting: uno de los abusos emocionales más peligrosos, ¿por qué? 

¿Qué debo hacer si envié fotos y ahora me siento mal por eso?

Comunícalo igualmente, una relación de pareja (permanente o no) conlleva confianza, respeto y una capacidad comunicativa muy puntual. Sea cual sea la respuesta de la otra persona, es importante que dejes en claro cuál es tu punto de vista y tu decisión, pues es tu cuerpo, tus fotos y lo que hagas con ellas es lo que realmente importa. Puedes borrar las imágenes de la conversación y solicitarle a la otra persona que las elimine de su dispositivo. 

¿Está bien insistir para recibir este tipo de imágenes?

Para todo hay límites y códigos que siempre debemos leer bien. Una cosa es insistir y otra presionar, pero todo tiene que considerarse dentro de los códigos que se han establecido, pero siempre hay que respetar y distinguir los límites de las interacciones sociales. En ese sentido, no es bueno insistir en algo más allá de esos límites, como en cualquier otro escenario, puesto que no resultará cómodo ni correcto.

Si la otra persona no quiere hacer esto o aquello, debes aceptarlo y comprender que no es el momento adecuado. Sobrepasar la decisión de otra persona o llegar a presionarla, hasta el punto de que hacerla sentir que es una la obligación, no solo es irrespetuoso, sino también puede desencadenar otras dificultades dentro de la relación de pareja, como roces, discusiones e, incluso, generar ansiedad en la persona que no quiso enviarlas. Siempre es importante respetar las decisiones de los demás, sobre todo con sus cuerpos porque son de ellos, no tuyo.

¿Te ha resultado útil esta información?
6
1
7 votes with an average rating of 1.2.
call

Llama al 330333588

Escríbenos por Whatsapp

add