Relaciones personales

Conducta envidiosa: cinco características para identificarla

Envidia

Es común encontrarnos con personas que cuando alguien que conocen se destaca, logra cierto reconocimiento o triunfa en alguna dimensión de sus vidas, estas personas se sienten ofendidas.

Conducta envidiosa

Generalmente denominamos como una persona envidiosa a quien se ofende o siente enojo o desagrado cuando a un conocido suyo triunfa o le va muy bien en algo. Pero esta etiqueta es poco recomendable, porque no enfoca el problema de fondo. Las personas no “son” envidiosas; nadie “es” solo algo que hace, y la envía es una conducta, más que una condición definitoria de alguien.

Te recomendamos: Inseguridad emocional: ¿qué es y cómo podemos identificarla?

Dicho lo anterior, es cierto que aquellas personas con conductas envidiosas suelen ocasionar problemas y conflictos en las relaciones que establecen. Distinguir la conducta egoísta de las personas es importante para evitar dichos conflictos o para ayudar a que cambien.

Características de la conducta envidiosa

Las siguientes son algunas de las características de las personas con conducta envidiosa:

  1. Necesidad excesiva de atención: las personas con conductas envidiosas suelen tener también problemas de autoestima, lo que los hace compararse en exceso con los demás. En ese sentido, estas personas pueden sentir enojo solo con reconocer en otros algún tipo de carisma, facilidad, belleza o cualquier otro aspecto positivo que vean en los demás. 
     
  2. Imposibilidad de valoración: las personas envidiosas tienen una especial dificultad para reconocer el mérito ajeno. Con frecuencia, suelen atribuir el triunfo de los otros a circunstancias de suerte, de azar o de la colaboración de otros, puesto que buscan que las personas del entorno que habitan no se destaquen.  Las conductas desaprobatorias, generar rumores, hablar mal de los demás suelen también estar presentes.
     
  3. Estar a la defensiva siempre: una actitud que acompaña la conducta envidiosa es la de estar a la defensiva. Esto se enmarca en el mismo contexto mencionado en los puntos anteriores. La persona se siente amenazada por aquel que destaca en cierto aspecto y siente la necesidad de guardar distancias, incluso si se busca ser amable con dicha persona, suele tomarlo a mal o como un posible ataque. Lo mismo ocurre a la hora de felicitar a alguien, puesto que dichas felicitaciones suelen ser forzadas.
     
  4. Despotismo: además de un cierto narcisismo, las personas con conducta envidiosa, en cargos que impliquen un cierto ejercicio del poder, pueden exceder ese ejercicio de poder para elevar sus méritos o logros pasando por alto los de su equipo o subordinados.
     
  5. Oportunismo: en estas personas, las conductas de aprovechamiento suelen ir desde comportamientos maquiavélicos en sus relaciones de amistad o amorosas, pues en vez de construir un vínculo genuino o desinteresado, ven en ellas un medio para un fin.

También puede interesarte: ¿Cómo surge la inseguridad emocional y qué hacer para manejarla?

¿Te ha resultado útil esta información?
3
0
3 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 330333588

Escríbenos por Whatsapp

add