Primeros auxilios psicológicos y manejo de crisis

Conozco las señales para saber si estoy sufriendo de estrés

Señales para saber si estoy sufriendo de estrés

Manejarlo a tiempo te permitirá tener el control de tu salud al evitar algunas enfermedades complicadas a futuro.

Tienes mucho trabajo y tu jefe te llama a pedirte que hagas esa entrega hoy, pero además le aumentes otras cosas, así que no podrás almorzar tranquilamente, y de paso discutes con tu pareja por una bobada. Se te va la energía y la concentración. Dos minutos después te llama un amigo y te pregunta: “¿cómo estás?” Tu respuesta es clara: “estresado”.

Cualquier pensamiento que genere frustración, nervios o enojo ocasiona un desafío o amenaza que se ve evidenciado en una tensión física y emocional. A este hecho se le llama estrés, y es normal que lo experimentemos en un dolor de cabeza o la baja productividad en el trabajo. Sin embargo, debemos lograr manejar, justamente, sus síntomas para controlarlo y no permitir que avance a enfermedades con un nivel de complejidad alto.

Según el tiempo de duración, existen dos niveles de estrés. El estrés a corto plazo desaparece rápidamente y es ocasionado cuando nos enfrentamos a algún susto o una nueva emoción. En ese momento nuestro cuerpo libera hormonas que hacen que el cerebro esté más alerta, que los músculos se tensionen y que aumente el pulso. Estas reacciones son la manera en la que el cuerpo se protege así mismo.

Cuando el estrés continúa, durante semanas o meses, puede ser crónico. En este caso, el cuerpo se mantiene alerta incluso cuando no hay peligro. Las razones para que esto ocurra pueden ser por problemas laborales, económicos y de pareja. Acostumbrarse a él puede causar algunos riesgos en la salud como: tener presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, diabetes, obesidad, depresión, ansiedad, acné y alteraciones en el ciclo menstrual.

Los efectos más comunes del estrés, según expertos de Mayo Clinic se evidencian claramente en el cuerpo, el estado de ánimo y el comportamiento. Algunos pueden ser:

  • Tener dolor de cabeza: genera un consumo de comida en exceso o por debajo de lo normal.
  • Un dolor muscular: puede hacer que tengas momentos de ira e inquietud.
  • Si sientes dolor en el pecho y fatiga: puede que experimentes falta de motivación y te incite a consumir cigarrillos, drogas o alcohol.
  • El malestar estomacal: se da por la tristeza o la depresión y te lleva a bajarle al ritmo del ejercicio.
  • Un cambio en el deseo sexual: se puede fomentar por la irritabilidad y el enojo.
  • Lo mismo sucede con el cansancio, los problemas al dormir, la pérdida o aumento de peso, los dolores y achaques frecuentes, y la mala memoria.

Al sentir estos cambios o síntomas de estrés debes tomar medidas para controlarlo: comienza a practicar una actividad física de tu gusto: correr, trotar, saltar lazo, bailar, tomar una clase virtual, practicar técnicas de relajación con yoga y meditación.

Comparte tiempo de calidad con tu familia y si está lejos, dedícale un espacio al día para hablar por teléfono o video llamada. Haz lo mismo con tus amigos, cuenta con ellos para hablar de los buenos y malos días.

Tómate un espacio para jugar en línea, organizar tus cosas, cuidar tus plantas, leer, ver películas y series favoritas. Cuando lo hagas, piensa en que no todo puede ser trabajo.

Acude al médico si los síntomas continúan y encuentra con su ayuda las posibles causas y soluciones. Si lo ven necesario, también tienes la opción de acudir a un profesional de la salud mental. No te automediques.

call

Llama al 3330333126

Escríbenos por Whatsapp

add