Primeros auxilios psicológicos y manejo de crisis

Cuatro consejos para manejar la frustración

Frustración

Entendemos por frustración, a grandes rasgos, la respuesta emocional que se produce cuando no conseguimos dar cumplimiento a una aspiración o deseo. En este escenario, solemos reaccionar con tristeza, desánimo, ira o, incluso ansiedad.

Una emoción frecuente

La frustración es una condición común en nuestra vida. Parte de la realidad del mundo que debemos asumir es la completa imposibilidad de conseguir todo aquello que queremos o anhelamos. El proceso de comprender que esto es así lo asociamos con el desarrollo personal o lo que llamamos coloquialmente “madurez”, sin que esto signifique que renunciemos a tener metas o proyectos. 

Por el contrario, comprender y asimilar las posibilidades y capacidades propias dentro de los múltiples entornos en los que nos desarrollamos nos permite trazar objetivos más realistas y darle sentido a nuestros esfuerzos.

También puede interesarte: ¿Qué es y cómo podemos gestionar el estrés?

Sin embargo, no todos tenemos la misma capacidad de tolerancia ante la frustración, un problema importante si suponemos que es allí donde radica la clave para gestionarla. La frustración, en cuanto que respuesta emocional, suele ser transitoria, sin embargo, cuando se hace frecuente o crónica, debemos considerar atenderla de manera cuidadosa o con la ayuda de nuestro psicólogo.

Ahora bien, existen práctica saludables que pueden favorecernos en situaciones que nos generen frustración:

Cuatro consejos para manejar la frustración

  1. Diferenciar entre necesidad y deseo: esto nos ayudará a comprender tanto la verdadera causa de nuestra frustración como a ponderar la importancia de la situación que nos resulta frustrante.
     
  2. No sucumbir a la emoción: no permitir que la reacción inmediata y el sentimiento intenso que surge en un momento de frustración nos domine. El enfado, la rabia, la tristeza y demás no deben controlarnos.
     
  3. Hacer una pausa: tratar con la emoción es fundamental para manejar la frustración. Hacer un alto en el camino, respirar y reflexionar calmadamente sobre lo sucedido nos permitirá buscar alguna opción o posibilidad de alcanzar la meta que nos trazamos sin caer en la desesperación.
     
  4. Muchos caminos conducen a Roma: intentar considerar otras alternativas para cumplir los objetivos planteados inicialmente es recomendable a la hora de enfrentarnos a la frustración. Evaluar posibilidades de obtener resultados o de reformular las estrategias a seguir para conseguir nuestras metas ayuda a manejar mejor la frustración y tolerarla en el futuro.

Puedes leer: Agotamiento mental: causas y consecuencias en nuestra salud

¿Te ha resultado útil esta información?
2
0
2 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 3330333588

Escríbenos por Whatsapp

add