Prevención del contagio

Ocho consejos para afrontar que un familiar está en UCI por covid-19

apoyar familiar en UCI por covid-19

El acompañamiento asertivo y en familia es clave en medio de la preocupación a nivel nacional por el aumento de ocupación de camas de las unidades de cuidados intensivos (UCI).

En medio del tercer pico del covid-19 y la crisis social que se vive en el país, la ocupación de camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) llegó a su récord en varias ciudades por encima del 90%. 

Los datos del Ministerio de Salud y de los Centros Reguladores de Urgencias y Emergencias (Crue) indican que, a nivel nacional solo están disponibles el 15,8% de las 12.973 camas de UCI habilitadas. Una cifra récord en 14 meses transcurridos desde el inicio de la crisis por pandemia en Colombia.

"Estamos es una situación en la cual el crecimiento del contagio ha sido absolutamente importante. Tenemos una particularidad y es que se está afectando a la población más joven, que tiende a durar más días en UCI, y eso hace la diferencia con los picos pasados", expresó el ministro de Salud, Fernando Ruiz.

Te puede interesar: ¿Cómo superar las secuelas emocionales que deja el covid-19?

Con este panorama, la afectación psicológica es inevitable para quienes deben acompañar, desde la distancia, a familiares y amigos en la UCI. Ernesto Martín, director de la Maestría en Psicología de la Salud y la Discapacidad ofreció algunas recomendaciones a Campus Unisabana para afrontar esta situación:

  1. Asumir como familia que uno de los integrantes se encuentra en la UCI genera una situación de incertidumbre que puede desarrollar diferentes pensamientos y reacciones emocionales. Es importante que cada miembro tenga la libertad de expresar lo que siente y piensa, ya sea positivo o negativo, sin ser cuestionado. Así como que pueda guardar silencio, si lo desea y sin ser presionado para hablar.
  2. Para esto se deben crear momentos donde se pueda conversar en familia. Evitar especulaciones sobre el posible desenlace y centrarse en el presente, es lo más sensato.
  3. Experimentar el sufrimiento o malestar que produce en todos (paciente y familia) la incertidumbre de llegar a una UCI es inevitable, sin embargo afrontar juntos la situación y con una comunicación abierta y, en lo posible con el personal de salud, puede generar mayor sensación de soporte y así darle entereza a cada persona.
  4. La familia puede aportar estabilidad emocional a quien está en UCI a través de un acompañamiento constante y con expresiones de afecto, a través de mensajes o llamadas, si es posible. La presencia de todos los miembros de la familia, si el momento lo permite, es una muestra de unión y afrontamiento que le permitirá al familiar manejar la sensación de soledad y el temor que puede experimentar. 
  5. También es importante escuchar sus pensamientos, temores y malestares emocionales y físicos, permítele compartir sus sentimientos profundos frente a la crisis.
  6. El estrés y la ansiedad que se experimenta cuando alguien que queremos mucho entra a una UCI es porque aunque las UCI están diseñadas para el cuidado de pacientes críticos y por tanto garantizan el máximo nivel de manejo de su condición, el hecho de que una persona deba ingresar a una UCI es una situación inesperada y nueva, que demanda un ajuste de la familia y del paciente, y que representa para sus allegados que su salud está en alto riesgo; por lo tanto, se asocia con la posibilidad de un desenlace negativo. Es esperable que la ansiedad aumente, asociada con la imposibilidad de los familiares, ya que deben delegar su cuidado al hospital.
  7. Si es un amigo quien entra a una UCI es mejor evitar el hacerse ideas anticipatorias sobre lo que podría suceder y dar espera hasta que se reciban noticias de la evolución del paciente para reaccionar emocionalmente; así mismo, esperar instrucciones del personal de salud o de la familia, si se quiere hacer presencia y prestar apoyo. 
  8. Es conveniente dar participación a los niños y adolescentes con sus preguntas, responder de manera sincera y clara lo que se sabe de la situación del familiar, usando un lenguaje sencillo, según la edad del menor, pero sin hacer pronósticos; es decir, sin aventurar un desenlace, solo centrarse en la importancia del cuidado que se le está prestando en la UCI.

¿Necesitas hablar con un profesional de la salud mental para afrontar esta situación? Comunícate con nosotros a través de los siguientes canales de atención.

¿Te ha resultado útil esta información?
106
4
110 votes with an average rating of 1.1.
call

Llama al 330333588

Escríbenos por Whatsapp

add