Primeros auxilios psicológicos y manejo de crisis

¿Por qué los expertos consideran que la salud mental es la otra pandemia detrás del covid-19?

salud mental en pandemia

El miedo, la tristeza, la incertidumbre, son solo algunas emociones que han experimentado las persona desde hace un año y que han desencadenado en algunas enfermedades o patologías mentales que se deben atender a tiempo.

Para nadie es un secreto que, desde hace un año, cuando la OMS declaró al covid-19 como una pandemia, los seres humanos nos enfrentamos a un choque de cambios emocionales, sociales, económicos y personales que desataron problemas en la salud mental de muchos y, que según algunos expertos, se convirtió en la otra pandemia detrás del covid-19. 

Si hablamos de las cifras en Colombia, el DANE realizó una encuesta llamada: Pulso Social, en la que encontró que:

6 de cada 10 colombianos afirmaron haber tenido síntomas o sentimientos relacionados con afectaciones a la salud mental como preocupación, tristeza, dificultad para dormir y cansancio, a causa de la pandemia.

Mientras que en el estudio: ‘Efectos en la salud mental de la población colombiana durante la pandemia del Covid-19’ que fue realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), en cooperación con el Colegio Colombiano de Psicología y de otras entidades aliadas, que se aplicó a 18.061 personas de todas las regiones del país, se evidenció que 6.323 colombianos reportaron tener síntomas de depresión desde que inició la cuarentena. 

No es para menos, las cuarentenas extendidas, las calles vacías, los niños y jóvenes sin poder ir al colegio y universidad, el trabajo en casa, la pérdida de este, los negocios quebrados, la reducción en los ingresos, las relaciones fragmentadas o terminadas, la falta de interacción social y física, la violencia intrafamiliar o la muerte de una persona cercana sin una despedida desencadenaron en insomnio, miedo, tristeza, estrés y otros trastornos que hicieron que las consultas por depresión y ansiedad crecieran.

“Hay un momento a nivel colectivo en el que se dispara la preocupación, la impotencia, el miedo, la nostalgia, el abatimiento, la ansiedad y la tristeza por causa del gran tráfico de información frente a la covid-19”, le afirmó el psicólogo Luis Eduardo Narváez a El Heraldo.

Puedes leer: Conozco las señales para saber si estoy sufriendo de estrés

Y, aunque se ha hablado del tema en redes sociales y medios de comunicación con el objetivo de romper la asociación que existe hace años de que solo los locos van al psicólogo o las enfermedades mentales afectan exclusivamente a algunas personas, no podemos bajar la guardia porque la pandemia aún no ha terminado y se siguen presentando afectados emocionalmente. Sobre todo, hay que estar atentos a los comportamientos depresivos que manifiesten las personas cercanas,

“con lo que se debe tener cuidado es que por causa del covid-19 y todo lo que pudo haber impactado en el individuo se desarrollen pensamientos suicidas que siguen fortalecidos”, complementó Narváez.

Los efectos de la pandemia en la salud mental

Para Afzal Javed, presidente de la Asociación Mundial de Psiquiatría, los efectos de la pandemia en la salud mental de las personas son graves.

En entrevista con El Tiempo asegura que: “La sociedad está angustiada porque nadie haya aparecido todavía con la solución final y concreta a esta pandemia, ni con cálculos confiables acerca de cuánto más durará. Es difícil decir cuánto más seguiremos sufriendo por sus distintos aspectos, no solo por los propiamente clínicos, sino, por ejemplo, por los efectos de las pérdidas de vidas de muchas personas queridas y cercanas. La incertidumbre acerca del tratamiento es otro factor".

También asegura que: "Nadie sabe cuál es el mejor para esta enfermedad. No estamos seguros de qué pasará ni siquiera con la vacunación. Muchos son aún muy pesimistas sobre sus efectos a largo plazo. Basados en estas implicaciones, infortunadamente el futuro se ve muy sombrío en muchos aspectos. Lo que sentimos los profesionales de la salud mental es que sus efectos serán muy visibles y dañinos en la población en general.

Evidencia que hemos estudiado, proveniente de varias investigaciones, demuestra que hay una mayor incidencia en la ansiedad y la depresión, que aumentan por la dificultad de interactuar y por la aprehensión sobre la mortalidad vinculada con esta pandemia, más allá de otros muchos problemas psicosociales que están contribuyendo a degradar el bienestar general”.

El temor de saber o ver que alguien conocido se contagia, es hospitalizado o muere a causa del covid-19 deriva en ansiedad, desesperanza e impotencia. También influye el desconocimiento de que esta situación será definitivamente tratable y manejable a un plazo relativamente corto, que se deba ir a un hospital para otra emergencia de salud o que el personal médico no tenga la respuesta definitiva de cómo saldremos de esta situación.

Sobre esta última debemos tener cuenta es que incluso para el equipo médico esta pandemia ha afectado duramente su salud, trabajo y capacidad de funcionamiento. Al estar sometidos a ver tantos muertos cada día y ser conscientes de su incapacidad para evitarlo, incrementa su ansiedad y afecta significativamente su salud mental. 

Otro de los grandes afectados son los niños. Llevamos ya un año con los niños alejados de sus colegios, de sus profesores y amigos con la incapacidad de interactuar. “El sistema online puede ser efectivo y benéfico para un período corto. Pero es especialmente difícil para las familias que viven en espacios pequeños, sin la posibilidad de contar con espacios abiertos para la recreación y el esparcimiento. ¿Cómo pueden arreglárselas para vivir veinticuatro horas al día, siete días a la semana, encerrados en esos pequeños espacios, sin poder salir y ser sociables por fuera de sus lugares de residencia?

Cuando los niños van al colegio, no solo aprenden buena educación, sino interacción social, cómo convivir con los demás, y ser amigables.

Todos estos desarrollos están vinculados con la actividad escolar, con pertenecer a un sistema y con tener una rutina. Por lo que esto ha sido tremendamente destructivo. Otro aspecto es el que hace rato nos preocupa: la adicción de niños y jóvenes a internet. Con este confinamiento y el cierre físico de los colegios, esta adicción se ha aumentado. Y será muy contraproducente en términos de su bienestar personal”, comenta Afzal Javed.

Te invitamos a leer: Recuerdo el autocuidado que debe tener mi hijo para evitar el contagio al regresar presencialmente al colegio
 

Lo que debemos aprender

  • Tenemos que ser mejores personas con la comunidad, ayudar y asistir a quien lo requiera, y promover la armonía en sociedad.
  • Descubrir el lado positivo de cualquier desastre porque muchas veces se producen mejores oportunidades.
  • Cuidar la salud mental porque es la más importante para enfrentar y soportar una mala situación. 
  • Acudir a un especialista en caso de sentirse afectado. No tener pena o miedo por pedir ayuda a tiempo. Llámanos o escríbenos al 3330333126. 

¿Cómo estás de ánimo? Realiza este test emocional y descúbrelo.

Lee aquí otras enseñanzas que debemos aprender: Soy más empático y aplico otras 9 enseñanzas que nos deja el confinamiento

¿Te ha resultado útil esta información?
10
0
10 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 3330333126

Escríbenos por Whatsapp

add