Prevención del contagio

Que los mitos sobre vacunas no impidan que te protejas contra el coronavirus

Mitos vacunas

Las redes se han convertido en caldo de cultivo de noticias falsas y mitos sobre vacunas; la forma exponencial en que se difunden hace creer que todo es cierto.

Las vacunas tienen como objetivo inmunizar al cuerpo contra enfermedades graves causadas por bacterias y virus. Una vacuna puede contener, cuando proceda, cepas de virus y bacterias inactivadas o vivas atenuadas.

El propósito de introducir estas cepas en el cuerpo humano es crear anticuerpos para fortalecer la defensa. Esencialmente, con la vacunación, el organismo reconoce la cepa específica cada vez, prepara sus armas y produce los anticuerpos adecuados, de modo que, si se expone a la cepa específica en el futuro, la combatirá.

Te puede interesar: ¿Tienes dudas sobre el proceso de vacunación? Así es en un punto de Bogotá

Así, con la vacunación, el organismo –al ser infectado por una cepa– no se enfermará con síntomas graves y no pondrá en peligro la vida humana.

Más específicamente, una vacuna funciona de la siguiente manera:

el sistema inmunológico "captura" la entrada de bacterias y virus inactivados o vivos atenuados en el cuerpo en forma de antígenos y comienza a producir anticuerpos contra ellos.

En este punto, vale la pena mencionar la relación de "bloqueo de teclas" entre antígenos y anticuerpos, ya que la producción de anticuerpos es muy específica para cada antígeno. Es por eso que la vacunación con diferentes vacunas es necesaria para crear una multitud de anticuerpos diferentes.

Así, cuando el cuerpo entra en contacto con la bacteria o el virus correspondiente, el organismo lo reconoce y lo "recuerda", ya que después de la vacunación ha desarrollado células de memoria especializadas. El resultado es la destrucción inmediata de los "invasores extranjeros" y así evitar la enfermedad. Esta memoria celular se conserva incluso décadas después y se llama inmunidad.

La eficacia de las vacunas ha contribuido significativamente a la prevención de enfermedades infecciosas y mortales durante décadas. Las infecciones que solían causar daño cerebral permanente, parálisis motora, infertilidad, discapacidad o incluso la muerte ahora se han eliminado.

Enfermedades como la poliomielitis, el tétanos, el sarampión, la difteria, la rubéola, las paperas ya no están presentes o son casos raros y aislados que se limitan principalmente a grupos de población no vacunados.

Te recomendamos: ¿Cómo superar el miedo a las inyecciones en plena vacunación por covid-19?

Es importante recordar que las enfermedades mortales ya no existen debido a la vacunación y la cobertura universal de la población. Si la "inmunidad colectiva" ya no existe, con varias personas sin vacunar entre nosotros, entonces la protección es inadecuada, especialmente para los grupos vulnerables de bebés.

Lo mismo ocurre con el COVID-19 que, aunque apenas el mundo científico lo está conociendo mejor, no se diferencia de otros virus en la forma en que se neutraliza mediante las vacunas.

Mito 1: Las vacunas contienen mercurio…

Realidad:

El mercurio se ha utilizado en el pasado como componente de varios compuestos químicos (por ejemplo, timerosal) en algunos tipos de vacunas. La razón fue que actuó de manera protectora para prevenir el crecimiento de microorganismos y hongos.

En 1999, la Autoridad de Salud Pública de EE. UU. recomendó evitar su uso, con el resultado de que hoy en día todas las vacunas para niños no contienen mercurio. Al mismo tiempo, todos los estudios científicos que se han registrado afirman que la presencia de mercurio en las vacunas no está relacionada con la aparición de autismo en los niños.

La presencia de sales de aluminio en las vacunas también tiene un efecto muy fortalecedor, ya que pertenece a la categoría de adyuvantes y conduce a la producción de una vacuna fuerte, lo que resulta en una respuesta inmune aún mejor del cuerpo.

En cualquier caso, su uso sigue reglas globales y está aprobado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., así como por la FDA. En este punto cabe señalar que el aluminio se utiliza en la producción de una variedad de alimentos y bebidas, en frutas y verduras, en productos lácteos, en alimentos para bebés e incluso en miel.

Por si te llama la atención: Seis tips, de sentido común, que debes tener en cuenta cuando te vayan a poner la vacuna

Mito 2: Las vacunas provocan autismo en los niños

Realidad:

No hay evidencia científica que respalde un vínculo entre el autismo y la vacuna. Esta opinión se fundamentó en un estudio de un gastroenterólogo británico publicado en la revista Lancet, que se basó en datos erróneos y fue rápidamente retirado, mientras que Gran Bretaña le quitó inmediatamente la licencia al médico que la apoyaba.

Así, lamentablemente, una investigación errónea y principalmente por razones comerciales, llevó a la creación de una opinión pública infundada y muy peligrosa sobre la seguridad de las vacunas.

Mito 3: Las vacunas ya no son necesarias porque las enfermedades que previenen han desaparecido

Realidad:

Esta es exactamente la razón por la que las enfermedades ya no existen, la aplicación generalizada de la vacunación. Si se detiene o se reduce, entonces no habrá inmunidad total y las enfermedades reaparecen. Un ejemplo típico es la recurrencia del sarampión en países que habían sido eliminados durante décadas. Cabe señalar que estos incluyen el Reino Unido y Grecia.

Al mismo tiempo, el gran movimiento de población ha traído de regreso a muchos países enfermedades que habían desaparecido debido a la cobertura de la vacunación.

Mito 4: Las condiciones higiénicas actuales hacen que las vacunas sean innecesarias

Realidad:

Por supuesto, las condiciones de higiene personal y colectiva, así como el agua contaminada, son formas clave de propagación de enfermedades infecciosas, pero no son suficientes para garantizar la "inmunidad colectiva", es decir, la inmunidad de una población contra una enfermedad.

El riesgo de propagar una enfermedad y causar una epidemia puede reducirse, pero no hay garantía de que la enfermedad no ocurra en absoluto. Después de todo, los virus y gérmenes son resistentes y viven en las superficies o en el aire durante muchas horas. Entonces, incluso si un paciente tose a su lado, es suficiente para que se atasque.

Para leer: ¿Qué puedes y qué no puedes hacer si ya te vacunaste contra el COVID-19?

Preguntas frecuentes a los médicos sobre las vacunas

¿Por qué se administran las vacunas a una edad tan temprana?

Porque es más probable que los niños entren en contacto con los virus contra los que se protegen a una edad muy temprana. Además, las complicaciones a una edad muy temprana serán mayores. En este caso, se debe tener en cuenta su sistema inmunológico "inmaduro", que se completa gradualmente. Esto hace que sea necesario vacunarlos incluso inmediatamente después del nacimiento, en algunos casos. Si la vacunación se pospone a una edad avanzada, es posible que ya sea demasiado tarde.

¿Importa si elijo qué vacunas darle a mi hijo y cuáles no?

Sería bueno que esto no sucediera. La vacunación recomendada por el Programa Nacional de Vacunación definitivamente debe realizarse para inmunizar al niño. Si no está vacunado contra algunas enfermedades, significa que está expuesto a ellas. La inmunidad a una enfermedad adquirida a través de la vacuna para ella, no asegura la inmunidad a todas las enfermedades, sino sólo a aquello para lo que está destinada. Además, la vacunación ayuda a garantizar la "inmunidad colectiva", necesaria para proteger a los grupos vulnerables de alto riesgo. Si elegimos qué vacunas aplicar, es posible que vuelvan a aparecer enfermedades que hasta ahora se han eliminado gracias a la vacunación masiva. Si por alguna razón tienes dudas sobre una vacuna, habla con tu pediatra y discute estas inquietudes con él o ella.

Para recordar: Efectividad, contraindicaciones y otras diferencias entre las vacunas Pfizer, Sinovac y AstraZeneca

¿Es la inmunidad natural mejor que la vacunación?

Sí, es más eficaz, pero conlleva un riesgo muy grave de complicaciones. Por ejemplo, la varicela puede provocar neumonía, polio deformidad y parálisis permanentes, paperas sordera, haemophilus influenzae daño cerebral permanente o incluso a la muerte. La vacunación previene la enfermedad de estas enfermedades y, por tanto, sus consecuencias adversas.

Si necesitas una opinión y una solución más completa y clara al problema que te preocupa, lo mejor para tu salud es consultar a un médico.

¿Te ha resultado útil esta información?
8
1
9 votes with an average rating of 1.2.
call

Llama al 330333588

Escríbenos por Whatsapp

add