Prevención a las adicciones

Redes sociales y salud mental: cómo nos afectan, comprensión y prevención

Redes sociales y salud mental

TikTok, Instagram, Facebook, Twitter, entre otras, son las más usadas entre las llamadas “redes sociales” hoy. La mayor parte de adolescentes y jóvenes en el mundo tienen o tuvieron actualmente una cuenta en alguna. ¿Es cierto que su uso puede afectar nuestra salud mental?

Mucho se ha hablado y escrito respecto de la influencia de las redes sociales en la salud mental de jóvenes y adultos, especialmente de los primeros. No es un tema para nada nuevo, sin embargo, su vigencia sigue demandando gran atención. Y es que no es para menos, porque a un fenómeno de masas, que además produce cifras multimillonarias anualmente, es más que necesario prestarle mucha atención, especialmente en esta época de pandemia, donde la sensación de aislamiento del mundo ha crecido y prácticamente nos ha obligado a volcarnos a las redes y a un uso excesivo de internet, con todos los problemas que esto pueda conllevar. 

También te puede interesar: ¿Cómo cuidar la Salud mental afectada durante la cuarentena por pandemia?

¿El uso excesivo de redes sociales es perjudicial para la salud?

Para algunos, sería ideal que las redes sociales vinieran con un aviso en rojo, como los de las cajetillas de cigarrillos o las botellas de licor, que anunciara: “El exceso es perjudicial para la salud” o “Su uso causa enfermedad de tal tipo", y con ello salir del paso. Porque, lo sabemos bien, dicho anuncio no previene el alcoholismo ni el tabaquismo, es mucho más requisito legal que verdadera responsabilidad con la salud de los usuarios, quienes, dicho sea de paso, saben perfectamente que el exceso es perjudicial sin necesidad de la etiqueta en el embase. 

¿Cómo afectan las redes sociales en nuestra salud mental?

Sin embargo, los anuncios existen: varios estudios de la OMS han señalado que el uso excesivo de redes sociales puede intensificar, sobre todo en personas con cierta predisposición, problemas de salud mental, especialmente:

  • Pérdida de sueño
  • Frustración
  • FOBO (fear of missing out): “miedo a perderse de algo”
  • Inconformidad con la imagen propia
  • Sensación de angustia
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Ideación suicida

Y podemos añadir un largo etc. Pero, si lo pensamos un poco, ¿acaso no ocurre lo mismo con el uso de sustancias o cuando se viven situaciones de pérdidas emocionales (pareja, familia, amigos) e, incluso, con condiciones como el desempleo o la violencia intrafamiliar? Las estadísticas mundiales demuestran que así es. Entonces, ¡ojo!… ¿solo se trata de saber lo mucho que nos afectan las redes sociales? Probablemente no.

Puedes leer: ¿Cómo identificar si sufres de nomofobia, la adicción al celular?

Lo que más debería alertarnos no es lo que el uso excesivo de las redes sociales puede generar a nivel físico y mental, sino las causas de que alguien exceda su uso. En esa comprensión radicará el éxito de su tratamiento, y no al contrario. 

No a los círculos viciosos

Es que el fenómeno es mucho más complicado. El problema a atender en la salud no debería ser si el alcohol o el tabaco son o no sustancias dañinas para el cuerpo (ya sabemos que lo son), sino prevenir y tratar las causas del por qué una persona bebe o fuma de más. Y esto, atención, sin caer en el círculo vicioso, en la tautología conductual: “bebo porque estoy triste/ estoy triste porque bebo”, etc.

Lo mismo pasa con las redes sociales. Es sabido, por ejemplo, que los entornos que favorecen el uso de sustancias (bares, discotecas, fiestas, círculos sociales de consumidores, etc.) no serían recomendables para personas proclives al exceso o adictos, (como tampoco a asmáticos, pacientes con gastritis o migraña, claro); igual ocurre con las redes sociales: plataformas como Instagram no serían muy recomendables para personas que han tenido problemas con su estima propia (por una u otra causa). Pero el asunto va mucho más allá. 

La interacción social y el malestar en la cultura

Las llamadas “redes sociales” son, como vemos, mecanismos de interacción social y cultural, y como tales deben entenderse y analizarse. En ese sentido, el fenómeno es imposibles de comprender únicamente desde determinada dimensión. Aun así, es claro que las redes sociales, como cualquier otra interacción social, inciden necesariamente no solo en nuestra salud física sino en nuestra salud mental.

Es allí donde radica su gran influencia en nuestra vida psíquica, en que las redes (y, claro, los dispositivos tecnológicos mediante los cuales ingresamos a ellas) no son solo herramienta de trabajo, un medio informativo o un pasatiempo, es un entorno relacional al que estamos vinculados, son una forma de existir y, por lo tanto, de vincularnos en la sociedad actual. Así, el gran problema se encuentra en que dicha sociedad, como lo comprendió hace ya mucho tiempo uno de los padres del psicoanálisis, Sigmund Freud, padece un profundo “malestar”.

 Apago mi celular durante un día y otros 12 consejos para hacer una ‘detox’ digital

El uso crítico de las redes sociales: una medida de prevención

Es claro que muchas de las múltiples formas de interacción social previas a la existencia de internet fueron aprovechadas por el sistema económico y del poder, tal como ocurre hoy con las redes sociales, en su propio beneficio. La fidelización, la retención de los usuarios, las estrategias de estímulos que enfatizan los vínculos de dependencia, entre otras, no son fenómenos que surgieron con las redes sociales, más bien en ellas parecen haberse perfeccionado. Nuestro papel ha de ser intentar no caer presas de dichas estrategias de mercado, porque a los algoritmos que hacen fusionar la economía nuestra salud mental les importa bastante poco.

Puede que por eso resulte arduo limitar nuestra interacción en ellas. Y es allí, en la plena consciencia de que nos enfrentamos a un fenómeno cultural en el que estamos inmersos, donde debemos estar alerta y tener un uso muy crítico de las redes sociales, siendo plenamente conscientes de sus influencias y peligros, sin desestimar, claro, sus beneficios, o, mejor, poniéndolos siempre en cuestión para que nos influyan lo menos posible.

¿Te ha resultado útil esta información?
6
0
6 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 330333588

Escríbenos por Whatsapp

add