Resolución de conflictos

Relaciones interpersonales y conflictos, ¿cómo solucionarlos?

Solución de conflictos
Redacción PQEB
Redacción PQEB

Redactor

Es inevitable que, en ocasiones, se generen conflictos con quienes nos relacionamos a diario, especialmente cuando hay intereses de por medio. Puede que estas situaciones pongan a prueba tu carácter y capacidad de resolver conflictos.

En algunas ocasiones sentimos que los problemas pueden ser más grandes que nosotros mismos y no podemos enfrentarlos. Por otra parte, intentamos resolver conflictos externos y salimos afectados, muchas veces, sin obtener una solución. Esto ocurre porque no manejamos el problema de manera asertiva.

También puedes leer: ¿Cómo decir 'no' de manera asertiva?

Saber gestionar conflictos forma parte de una buena inteligencia emocional. Además, los conflictos pueden evitarse si se toman medidas a tiempo, como por ejemplo, en una discusión, para diluir el enojo y facilitar la comunicación. Para ello, podemos aplicar una serie de estrategias de mediación.

La importancia de la inteligencia emocional en nuestras relaciones: cuatro claves para mejorarla

En un ámbito en el que interactúan diferentes personas con distintos perfiles, el surgimiento de problemas es probablemente inevitable, por lo tanto lo ideal es estar preparado para encararlos y resolverlos del modo más fructífero posible.

Según CNN, el mejor modo de resolver un conflicto es encararlo abiertamente, de manera tranquila y respetuosa, ya que esto mejora las posibilidades de lograr acuerdos que beneficien a ambas partes.  Por eso, te explicaremos algunas herramientas claves para evitar y resolver diferencias, antes de que se conviertan en conflictos complejos. Para eso requeriremos de paciencia y, en algunos casos, de cambiar comportamientos o creencias limitantes que tenemos muy arraigados.

  1. Mantener la calma: Aunque muchas veces no parezca fácil, lo que lleva al conflicto es la escalada de la ira. (Ira o enojo, ¿reconozco realmente cómo me afecta?) La mayoría de nosotros dejamos de escuchar para entender a medida que nos enfadamos, es decir, empezamos a escuchar para discutir. Es esencial mantener la calma para gestionar bien un conflicto y ayuda el hecho de adoptar una perspectiva global y temporal. 
  2. Escuchar para entender: La única manera de resolver un problema es escuchar atentamente lo que la otra persona está diciendo e intentar entender por qué o para qué lo dice, de manera empática. Hay que hacerlo siempre desde una escucha activa, que implica mostrar signos físicos y verbales evidentes de que se entiende lo que el otro está diciendo, hasta que la otra persona se haya desahogado y comience a calmarse.
  3. Acentuar lo positivo: Es importante encontrar algunos puntos en común, o crearlos, entre uno mismo y la persona. Mostrar empatía y una actitud positiva tranquiliza a la gente de inmediato. La clave aquí es también ayudar a las personas a entender nuestra perspectiva sobre el tema sin ofender ni permanecer a la defensiva.
  4. Atacar el problema y no a la persona: Es importante intentar despersonalizar al máximo nuestros comentarios y centrarnos solo en la cuestión o problema. En lugar de acusar a la persona con un “todo es tu culpa”, es mejor decir: “vamos a analizar por qué sigue sucediendo”. 
  5. Centrarse en el futuro, no en el pasado: En el presente y en el futuro es donde está la solución. En lugar de centrarnos en lo que salió mal o lo que hizo la otra persona, lo que se debe hacer es ver de qué manera resolvemos el problema.
  6. Hacer el tipo correcto de preguntas: Es normal que en medio del conflicto surjan dudas sobre el porqué de la situación o de las acciones de las otras personas. Puede que esto denote que estamos a la defensiva y en modo interrogatorio, aumentando así la molestia de ambas partes. Recuerda que es importante buscar una solución al problema y no enfatizar en culpas. 

De tu interésDiez pasos para desarrollar la inteligencia emocional

A veces la gestión de los conflictos se puede convertir en un proceso largo y arduo. Requiere que dos personas permanezcan en una posición incómoda, potencialmente conflictiva, durante mucho tiempo, para reconstruir la confianza y ser creativos mientras tratan de encontrar la mejor solución en lugar de la más rápida. 

También puede que manejar algunos sentimientos encontrados sea una tarea difícil o que la otra persona no quiera encontrar una solución, pero todo será parte del proceso. Una vez solucionado, será bueno felicitarse mutuamente y celebrar de alguna manera el éxito en la resolución del problema.

¿Necesitas ayuda? Llámanos o escríbenos al 333 033 3588 y uno de nuestros psicólogos podrá asesorarte.

¿Te ha resultado útil esta información?
4
0
4 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 330333588

Escríbenos por Whatsapp

add