Laboral

¿Qué es el síndrome del impostor y cómo afecta la vida laboral?

¿Por qué se origina el síndrome del impostor?

Expertos aseguran que este síndrome lo han experimentado todas las personas, al menos una vez en la vida. ¿Cómo identificarlo?

¿Cuántas veces te has preguntado si el éxito de tu carrera profesional, tus logros académicos, personales, sociales y los elogios que recibes son solo por un “golpe de suerte”?

No es un golpe de suerte, simplemente no estás reconociendo tu inteligencia, capacidad o creatividad. A eso se le conoce como el síndrome del impostor. Un pensamiento que es habitual en muchas personas, pues 7 de cada 10 lo han experimentado alguna vez en su vida.

Te puede interesar: ¿Cómo desarrollar la creatividad? Estas ocho series y documentales te pueden inspirar

"Millones de mujeres y hombres en todo mundo, desde exitosos directivos de empresas, hasta brillantes estudiantes o actrices, como Kate Winslet, están secretamente preocupados por no ser tan capaces como todos creen", afirma la Dra. Valerie Yung, cofundadora del Instituto del síndrome del impostor.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Es sentirte como un impostor cuando realmente no lo eres y se evidencia con pensamientos que minimizan o invisibilidad todo tu esfuerzo y dedicación, que es la cosecha que has sembrado para llegar a donde estás hoy.

¿Qué experimenta la persona?

Aida Baida Gil, asesora profesional y autora del libro "Cómo superar el síndrome del impostor", compartió con la BBC Mundo que: “Quienes lo experimentan tienen la sensación de no estar nunca a la altura, de no ser lo suficientemente buenos, competentes o capaces; de ser impostores, un fraude”.

¿Cómo surge la inseguridad emocional y qué hacer para manejarla?

A esto debemos agregarle que aunque es real, es posible que quien lo padezca ni siquiera sea consciente de que le está pasando.

La Dra. Young considera que existen dos niveles: uno que desaparece con el tiempo y la experiencia, se manifiesta cuando nos sentimos inseguros ante un nuevo reto o puesto de trabajo, y otro más grave, que empeora con el tiempo.

"Asumes que tu éxito es cuestión de suerte y nunca lo achacas a tu inteligencia sino a factores externos o al hecho de que hayas tenido que trabajar muy duro para lograrlo", explicó.

Para leer: Diez pasos para desarrollar la inteligencia emocional

¿Qué lo causa?

Según tu personalidad, tu historia y todas las circunstancias por las que has pasado puede aparecer o desarrollarse. Baida agregó en la BBC que la doctora Young estableció cuatro posibles fuentes de origen del síndrome:

  1. Dinámicas familiares durante la infancia que se presentaron de la siguiente forma: tu hermano es el inteligente y tú el simpático/a, tus papás te presionaron por sacar buenas notas en el estudio porque ellos fueron excelentes en su momento o porque sientes que eres la oveja negra de la familia.
  2. Estereotipos sexuales. Aunque este síndrome se presenta con igual frecuencia en hombres y mujeres, hasta hace poco se pensaba que más mujeres lo padecían por la presión social frente a la maternidad y los retos profesionales.
  3. Diferencias salariales. En este escenario, la realidad de la mujer en el mundo profesional es también una causa de este síndrome.
  4. Percepción de éxito, fracaso y competencia. "Las personas que sufren el síndrome son muy exigentes consigo mismas y tienen una lista de requisitos prácticamente imposibles de llevar a cabo", asegura Baida.
¿Afecta la vida laboral?

Las repercusiones en la vida laboral de quien lo sufre pueden presentarse en que son personas que:

  • No corren riesgos, ni se atreven a pedir un ascenso porque tienen miedo de no estar a la altura, así que trabajan por debajo de su potencial.
  • Trabajan demasiado duro para justificar que su éxito se debe al duro trabajo y no a su talento.
  • Presentan un aumento en sus niveles de estrés y se ve afectada su productividad porque a menudo postergan tareas.

Te invitamos a leer: ¿Cómo identificar el 'burnout' o el síndrome del trabajador quemado?

¿Cómo combatirlo?
  1. Acepta que tus logros son el resultado de tu esfuerzo.
  2. Agradece un cumplido, sin explicaciones o justificaciones.
  3. Deja de compararte con otras personas.
  4. Dilo en voz alta: ‘Es el síndrome del impostor’.
  5. Cometer un error no te hace un farsante.
  6. La autenticidad es un engaño.
  7. Date cuenta de que nadie sabe lo que está haciendo al 100%.

Usa esas emociones y pensamientos para crear un estilo de vida más útil y alejada del estrés laboral. Este síndrome no te pasa solo a ti, estudios indican que aproximadamente un 70% de personas lo padecen. Disminuye la sensación de aislamiento y vergüenza, a través de compartir con otros lo que sientes y cómo lo sientes. 

Si con el paso del tiempo no desaparece esa sensación, puedes buscar ayuda profesional para que reconozcas las exigencias que te estás haciendo frente a situaciones de estrés y las modifiques.

¿Te ha resultado útil esta información?
10
0
10 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add