Relaciones

Cinco pilares básicos en una relación de pareja, ¿cuáles experimentas con la tuya?

¿Cuáles son los cinco pilares de una relación de pareja?

Si hiciéramos una lista de los múltiples factores que confluyen en las relaciones afectivas, seguro saldría larguísima. ¿Será la razón por la cual existen comentarios pesimistas sobre las relaciones de pareja y sobre lo difícil que es encontrar el amor?

Blanca López, psicóloga y terapeuta transpersonal; especialista en terapia del inconsciente, considera que una relación de pareja es como un edificio y que sin unos buenas bases o pilares, está expuesta al fracaso. Por esa razón, tener claro los pilares básicos en una relación de pareja ayuda a construir un edificio sólido. 

Además, que establecer una buena relación de pareja es apostar por la calidez, en vez de la cantidad, es decir, no sirve de mucho sentirse seguro de una relación porque es estable a lo largo del tiempo, si existe poca o nula satisfacción y felicidad en ella. 

¿Cuándo deben gestarse los pilares básicos?

López indica que se construyen desde el comienzo de una relación, cuando ambas personas se están conociendo. “En esta primera etapa recomiendo no cegarse por completo a raíz de esos sentimientos intensos que nacen, y que por supuesto hay que disfrutar, pero sin que nos conviertan en personas ciegas, sordas y mudas ante la evidencia de pilares fundamentales que fallan o están ausentes”, agrega.

¿De cuáles estamos hablando?

Puedes basarte en los siguientes como plano arquitecto de tu relación:

  1. La comunicación

    A través de ella se soluciona conflictos, se llegan a acuerdos, se comparte la intimidad y se conoce al otro a profundidad. Junto con el entendimiento deben fluir y darse de una forma bilateral desde el comienzo de la relación, pues es el mejor momento para que se geste y fortalezca.

    Ten presente que es un termómetro de calidad y felicidad y, trae consigo una multitud de ventajas como salvavidas ante los problemas, los malos entendidos o la distancia emocional, aunque esto no significa que no te enfrentes a discusiones y malos entendidos.

    Una pareja que se rige por una comunicación negativa, dañina y carente de escucha y empatía, convertirá los conflictos en obstáculos no superados y quedarán como residuos que acabarán dañando la relación. 

  2. La confianza

    López explica que distingue dos tipos: la confianza adulta y la confianza de niño.

    “Cuando somos pequeños confiamos ciegamente en nuestros padres como figuras protectoras y fiables, como dioses que jamás nos fallarán. Los vemos y los sentimos como personas infalibles, por eso sus errores provocan heridas emocionales que posteriormente necesitamos superar”, explica. 

    En algunos casos la confianza que depositamos en la pareja es como la que sentíamos de niño, pensamos y esperamos que jamás nos falle, que en todo momento actúe de la forma que esperamos sin errar, pero en la vida real y en la vida de adulto no sucede. Nuestra pareja falla y con ello nos hace daño.

    Por otro lado, la confianza adulta cree en el otro como una persona sincera y honesta que no miente, ni engaña, ni oculta y va mucho más allá de saber que será fiel. “Alcanza una confianza en que aquello que comunica, aquello que expresa verbal y emocionalmente es sincero, no falsea ni teatraliza”, agrega López. 

    Justo es esa la confianza que debemos buscar en una relación de pareja: realista, madura y honesta.
     
  3. Afinidad

    Otra garantía de calidad en una relación es la sincronía, similitud y afinidad en el sentido de que haya coincidencia en valores y proyecto de vida. López habla de dos escenarios para analizar:

    - El primero en el que una de las partes ha deseado toda su vida tener hijos, pero la otra parte no se lo ha planteado nunca y ha proyectado otra fórmula de vida. 

    - O piensa en una pareja, en la que una de las partes se ha estado preparando durante años para obtener un buen empleo, y con ello adquirir la casa de sus sueños, y la otra parte es una persona aventurera que está planificando pedir unas  vacaciones de dos años para dar la vuelta al mundo viviendo con lo justo. Ambas situaciones pueden terminar mal, ¿cierto?

    Hay parejas que en las primeras fases de la relación no le prestan atención a esas diferencias tan relevantes porque pueden creer que el otro desistirá y no visualizan que esa falta de afinidad a futuro entorpece seriamente una relación.

    De hecho, es un hecho que puede abrir brechas insalvables. La vida de pareja es mucho más placentera cuando ambos tienen una misma visión y valores, convergen y caminan en la misma dirección.
     
  4. Cuidado y respeto mutuo

    Cuando se habla de respeto se hace referencia al apoyo y las acciones que facilitan la vida, mientras que cuando corresponde a cuidado se piensa en que es proteger bienestar, brindarle comodidad y contribuir con el crecimiento de otro. Si esto no existe, se presenta un desequilibrio emocional que provoca una serie de malestares y finalmente se deteriora la relación. 

    Por eso es tan importante respetar la esencia, la libertad y los derechos de la pareja en todas sus dimensiones, porque al hacerlo se forja uno de los pilares fundamentales para tener una relación llena de calma y paz. ¿Te sientes seguro o segura cuando hay cuidado y protección?

    Si uno de los dos integrantes de la pareja critica constantemente a la familia del otro, muestra disconformidad cuando sale con sus amigos o no lo apoya ante un problema o sueño, está deconstruyendo la relación. Cuidar y respetar es una de las mayores muestras de amor.
     
  5. Afectividad y sexualidad

    El contacto físico, la cercanía, las muestras de aprecio, las ganas, el interés y el deseo deben mantenerse vivos porque nutren y enriquecen los sentimientos que un día surgieron. No con la misma frecuencia e intensidad que experimentaban al principio de la relación, pero deben presentarse, ya que se establece un compromiso. 

    Hemos entendido ese compromiso como la intención de mantener la relación a largo plazo, pero es bastante más efectivo y enriquecedor para el amor, comprometerse a hacer algo todos los días por la pareja, a mostrarle agrado, agradecimiento, interés y deseo, aunque sea con pequeños gestos”, enfatiza López.

    Abrazar a tu pareja, decirle que huele bien o que tiene la piel suave es suficiente para mostrar deseo, no hace falta tener un encuentro lujurioso a diario. Todo depende de los estilos afectivos, de las peculiaridades y gustos de la pareja. Lo más importante es que ambos sigan sintiéndose mirados, deseados y atendidos.

¿Cuál es tu mayor fortaleza o debilidad dentro de tu relación de pareja?

¿Te ha resultado útil esta información?
13
0
13 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add