Relaciones

¿Cómo identificar algunas prácticas disfuncionales en las relaciones familiares?

Familia disfuncional

Al preguntarnos sobre la existencia de relaciones familiares que podemos considerar disfuncionales o tóxicas y cómo pueden influirnos, puede resultarnos útil comprender cuáles son algunas de las prácticas o conductas que ocurren frecuentemente en hogares con problemas de disfuncionalidad.

Podemos identificar relaciones familiares disfuncionales considerando ciertas prácticas específicas. Sin embargo, es importante comprender de manera global todo el entorno familiar, es decir, las disposiciones económicas y financieras, la educación de los padres, sus condiciones físicas o mentales y otros factores determinantes en la configuración familiar, a la hora de trazar un panorama más completo sobre nuestro núcleo primario de el desarrollo que este nos permite.

También puede interesarte:  Relaciones familiares tóxicas y cómo pueden influirnos

La importancia de considerar e identificar estas prácticas o conductas es central tanto para comprender mejor nuestra historia personal y el desarrollo de nuestra vida afectiva como para la construcción de nuestros núcleos familiares futuros.

Prácticas disfuncionales en el núcleo familiar

Las siguientes son algunas prácticas o conductas que hacen parte de un trato indebido en la crianza, que puede formar vínculos disfuncionales o relaciones tóxicas con los familiares. 

  • Obligación de cumplir con roles que no corresponden: tener que cumplir con funciones de manera permanente y constante en el hogar como disciplinar o cuidar de los hermanos o de sí mismo no es un rol que un niño deba asumir en una familia. Tampoco lo son las actividades relacionadas con sustentar el hogar como el aseo o la cocina, hasta contar con una edad en la cual dichas actividades sean plenamente seguras. Ocurre lo mismo con los roles de soporte emocional. Un hijo no es ni puede asumir funciones de apoyo afectivo con sus cuidadores.
     
  • Ser atacado, criticado o reprendido de forma indebida: la disciplina y corrección son fundamentales en el crecimiento, sin embargo, estas no equivalen a una descarga emocional de los padres. Puede ocurrir que los padres descarguen su ira, sus frustraciones o su estrés en los hijos haciéndolos sentir vulnerables, no deseados o inferiores. Ser exacerbadamente criticados puede causar en los niños serios problemas afectivos y relaciones de vínculos afectivos tóxicos en la familia. Estas acciones pueden constituirse incluso en violencia simbólica o real con los niños, lo cual es, a todas luces, un acto desaconsejable en la crianza.
     
  • No se suplen las necesidades básicas: cuando existen constantes y numerosos descuidos por parte del cuidador, esto puede acarrear daños emocionales en el vínculo afectivo entre el niño y el padre. Los padres deben garantizar en la infancia aspectos como la protección, el cuidado, los límites, la salud, la educación y el sustento del niño, que incluye vestido y alimentación. Cuando los cuidadores primarios no suplen estas necesidades básicas, suelen surgir problemas relacionales.
     
  • Sobreprotección: la contraparte de la negligencia o falta de cumplimiento en las necesidades básicas se da en la sobreprotección del cuidador primario. Esta conducta también afecta al menor y puede devenir en un vínculo tóxico a nivel familiar.

Puedes leer: Inseguridad emocional: ¿qué es y cómo podemos identificarla?

¿Te ha resultado útil esta información?
10
1
11 votes with an average rating of 1.1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add