Adicciones

¿Qué puedo hacer si mi pareja tiene un problema de consumo?

Persona sirve una cerveza a propósito de los consejos de un experto para ayudar a alguien con problemas de consumo

¿Se debe abandonar, apoyar? ¿Cuál es la acción más adecuada? Una experta recomienda.

Antes de entrar en el tema, vamos a contextualizar un poco sobre el tema. Los problemas de consumo de sustancias son una realidad que afecta a una buena parte de la población mundial. Para 2017, según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), alrededor de 271 millones de personas, es decir, el 5,5% entre los 15 y 64 años consumió algún tipo de sustancia psicoactiva ilícita. 

Además, la misma organización afirma que, para el año 2019, 35 millones de personas presentaron un trastorno por consumo de sustancias y que otras 585.000 murieron por una complicación asociada al consumo (UNODC).

Te invitamos a leer: Qué es la adicción y cómo debemos abordarla

De manera más puntual, en Colombia, de acuerdo con el Estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas realizado en 2013 y presentado en conjunto por el Ministerio de Salud y Protección Social y el Ministerio de Justicia, el 13% de la población realizó consumo de algún tipo de droga en su vida y, un 3,6% lo hizo en el último año. 

Los grupos de edad que registraron mayores índices de consumo fueron el que comprende edades entre los 18-24 años seguido por el grupo entre los 25-34 años.

De manera más reciente, en 2017 el III Estudio Epidemiológico Andino sobre Consumo de Drogas en la Población Universitaria de Colombia (UNODC) reportó que la prevalencia de consumo según la edad es mayor entre los 21 y 22 años.

Es importante recordar que, si bien el consumo de sustancias ilícitas viene incrementando, aún son las sustancias legales (alcohol y tabaco) las que encabezan las listas de consumo; aclaramos esto porque es importante dejar claro que cuando hablamos de consumo problemático no nos referimos únicamente al consumo de drogas ilícitas, sino a la alta ingesta de licor y tabaco. Adicción a las drogas: un problema de salud mental y física en crecimiento

Esto nos presenta un escenario que, justamente, hace que el tema de este artículo cobre más relevancia con niveles tan altos de consumo problemático que la probabilidad existe a la hora de pensar que alguien muy cercano tiene un problema de consumo.

¿Cómo ayudar a una persona con problemas de alcohol?

Por este motivo, queremos presentar algunas recomendaciones para  tener en cuenta en caso de que nuestra pareja, por ejemplo, presente un problema de consumo:

  • Pedir ayuda: a veces sentimos miedo o vergüenza de hablar sobre este tema y preferimos mantenerlo en silencio; sin embargo, en estos casos es fundamental contar con el apoyo de amigos o familiares cercanos que nos puedan acompañar al atravesar estas situaciones. 

Es importante empezar a activar redes de apoyo médico, por lo que, comentarlo en principio con un médico general puede ser la puerta de entrada para acceder al sistema. 

Muchas personas creen que los programas de apoyo para las personas con consumo problemático son un lujo, pero la realidad es que están incluidos en los planes obligatorios de salud. Activar rutas y redes de apoyo es dar el primer paso.

Adicción a los medicamentos ¿Existe algún tratamiento?

  • Demostrar apoyo: cuando una persona manifiesta, aunque sea, un poco de interés en vincularse con un programa de rehabilitación el ideal es que sienta que su red más cercana le apoya.  

Si nuestra pareja está pasando por un problema de consumo, resulta fundamental que tenga claro que estamos ahí para ayudarle a recibir la ayuda que necesita sin juzgarle. Podemos; además, motivarle a asistir a grupos abiertos o a leer libros que le inspiren.

  • Cuidar de uno mismo: la realidad es que ser cuidador de cualquier persona es una tarea pesada, y serlo de una persona que se encuentra trabajando para recuperarse de un problema de consumo no es la excepción. 

Es fundamental que siempre recordemos que no podemos dejar nuestras propias necesidades físicas y emocionales de lado, por esto es muy valioso contar con personas que nos apoyen a nosotros tener espacios de cuidado y bienestar propio. Es válido que como pareja de un adicto busquemos apoyo paralelo para nosotros por parte de un profesional en salud mental para afrontar los retos que esto puede traer. 

  • Tener información: es común que tomemos algunas cosas de manera personal al no contar con información real sobre lo que pasa en el cuerpo y la mente de una persona adicta y esto termine por afectarnos de manera importante. Por este motivo, es fundamental contar con indagación clara, sencilla y confiable sobre los problemas de consumo, no para excusar a nuestra pareja, sino para comprenderle de la mejor manera posible y, así, poder ayudarle mejorCuatro mitos sobre la adicción.
     
  • Ser paciente: los procesos de cambio cuando hay un problema de consumo de sustancias pueden tardar un tiempo debido a la forma en la que el consumo afecta el cuerpo y la mente de las personas; por esto, aunque queramos que nuestra pareja mejore pronto, lo que podemos hacer es permitirle un proceso gradual que garantice un cambio real a largo plazo. Es posible que nos sintamos impacientes en algunos momentos, pero al final lo más importante es que la persona encuentre su camino a la recuperación y mientras tanto nosotros debemos darles un poco de espacio. 

La recuperación, así como la adicción, es un proceso de una persona que involucra a muchos. Solo quien es consumidor puede tomar la decisión de dejar de hacerlo, pero contar con una red de apoyo que le acompañe en el proceso puede ser fundamental. 

Recuerda entonces que, no eres tú el o la responsable de sacar a tu pareja del consumo, solo él o ella pueden hacer esto con tu apoyo durante el proceso.

¿Te ha resultado útil esta información?
1
0
1 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add