Trastornos mentales

Cinco ideas para manejar una relación amorosa con una persona con trastorno límite de la personalidad

Una pareja demostrándose cariño, a propósito de las relaciones con personas con TLP
Erika Ariza
Erika Ariza

Psicóloga clínica

Las personas que establecen una relación con alguien que vive con trastorno límite de la personalidad tienen una serie de desafíos. Consejos de una experta.

El trastorno de la personalidad límite hace referencia a un “patrón dominante de inestabilidad en las relaciones interpersonales, de la autoimagen y de los afectos e impulsividad intensa” (Asociación Americana de Psiquiatría, 2013, p. 364).

Estos patrones suelen aparecer al iniciar la adultez, y pueden reflejarse en diferentes comportamientos. Algunos de ellos son:

  • Relaciones interpersonales intensas e inestables que pueden moverse entre la idealización y la devaluación.
  • Impulsividad en diferentes áreas (alimentación, consumo de sustancias, gastos, comportamientos sexuales, etc.).
  • Conductas de autolesión e ideas y comportamientos asociados al suicidio.
  • Inestabilidad en la autoimagen.
  • Enfado inapropiado e intenso.
  • Inestabilidad en el estado de ánimo (episodios intensos de euforia, irritabilidad, ansiedad).

Te puede interesar: Cinco consejos para tener una mejor relación con un amigo o familiar con trastorno límite de la personalidad (TLP)

Normalmente las personas con este diagnóstico afrontan muchas dificultades para identificar, regular y comunicar lo que sienten a sus seres queridos, y esto termina afectando también a estas personas.

Ideas para manejar tu relación con una persona que tiene trastorno límite de la personalidad (TLP)

  1. Infórmate sobre su situación: Si tu pareja está abierta a compartir contigo algunos aspectos de su diagnóstico, de los síntomas, del tratamiento psicológico y psiquiátrico escúchale atentamente y mantente abierto a indagar también por tu cuenta. Intenta consultar con profesionales y tener información que te ayude a comprender su experiencia, algo que te permitirá responder de una manera más empática ante diferentes situaciones. 
     
  2. Comunícate con asertividad: En todas las relaciones es muy importante una comunicación suficiente y asertiva, no esperen a que se desaten los conflictos para hablar de lo que les duele o les incomoda. A menudo podemos tener temor de traer a la mesa un tema incómodo cuando las cosas están tranquilas, pero para que la relación cumpla con las expectativas y las necesidades de cada uno es esencial que ambos sepan cómo van y si necesitan hacer cambios. Deberán llegar a acuerdos sobre cómo manejar los temas difíciles y saber cómo ambos se pueden sentir apoyados en caso de conflicto.
     
  3. Evita relacionar inmediatamente todas las reacciones de tu pareja con su diagnóstico: Aunque un diagnóstico nos ofrece un marco para entender la situación, una de las partes más complicadas es que a veces nos impide ver más allá. Tu pareja puede sentirse triste o enojada por muchas razones más allá de ser un síntoma de TLP. Intenta siempre escucharle y ponerte en sus zapatos. Es probable que en ocasiones no entiendas o compartas las razones de su reacción, pero recuerda que esto ocurre en todas las relaciones.

    Te recomendamos leer: Estrategias para que una persona con trastorno límite de la personalidad maneje una crisis
     
  4. Recuerda la idea es construir una relación simétrica: Esto quiere decir que tu responsabilidad sobre la otra persona tiene límites, es importante no dejar que se desdibujen las dinámicas de pareja. Dependiendo de la manera cómo se manifieste y el contexto de la persona, alguien con diagnóstico de TLP puede tener una experiencia emocional muy intensa y estar expuesta a muchos riesgos. Es natural querer cuidar de la otra persona y buscar su bienestar; sin embargo, este deseo de proteger al otro puede llevar a que nos sintamos únicamente la persona “protectora”.

    El sentirse responsables de la vida y la estabilidad de la otra persona, ha llevado a muchos a querer poner punto final a su relación o incluso a no sentirse capaz de terminar su relación por miedo a herir al otro. Recuerda que tu rol como pareja tiene límites, y no es tu responsabilidad mantener a la otra persona feliz y estable. Por supuesto, es necesario buscar no ser hiriente y apoyar a tu pareja en lo que te sea posible, finalmente, ten presente que el bienestar de una persona no se reduce al vínculo de pareja, y se relaciona con distintas fuentes de apoyo: psicológica, psiquiátrica, familiar, red de amistades, estabilidad laboral, relaciones en la comunidad, entre muchas otras.
     
  5. Promueve espacios de autocuidado: Por las mismas razones del punto anterior, en periodos donde tu pareja está en crisis es normal que te sientas agotado y abrumado. Ten en cuenta que tú también necesitas ser cuidado. No descartes la posibilidad de solicitar apoyo profesional para ti si sientes que lo requieres, pero también busca espacios con tu familia, tu círculo de amigos, tus actividades favoritas y todo aquello que te haga bien. Todos necesitamos cuidar de nosotros mismos.

Referencias:

  • Asociación Americana de Psiquiatría (2013). Trastorno de la personalidad límite. En Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5. (p. 364). Arlington, VA.

¿Te ha resultado útil esta información?
264
4
268 votes with an average rating of 1.1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add