Trastornos mentales

Situaciones que pueden indicar que tienes un trastorno de ansiedad

Situaciones de trastorno de ansiedad
Juan Felipe Zamora
Juan Felipe Zamora

Psicólogo clínico

En este artículo vamos a hablar sobre algunas claves para diferencias entre la ansiedad natural, “normal” y cuando ya podemos comenzar a hablar de un trastorno de ansiedad.

Todos podemos tener una idea de cómo se ve la ansiedad:

  • Respiración más rápida
  • El corazón late más fuerte 
  • Sentir como algunos músculos tiemblan u hormiguean
  • Sensación de garganta seca y apuro

Seguramente en algún punto de tu vida has experimentado esto, y te has preguntado: ¿es bueno? ¿es normal? ¿tengo un problema?

Ansiedad como una respuesta biológica

La ansiedad es una respuesta innata, que viene incluida en el combo de lo que somos los seres humanos y todos nuestros antecesores (humanos primitivos). Alegría, tristeza, miedo y ansiedad, son reacciones que son naturales en todos nosotros y que, de hecho, están presente en muchas otras especies no humanas.

Es una respuesta que se presenta cuando se percibe una amenaza cerca de nosotros y que nos permite reaccionar de una manera mucho más adecuada a la situación, nos prepara para una respuesta de huida o de ataque.

Pensemos en lo útil de esta respuesta para los primeros humanos, si te encuentras con un tigre que te quiere comer tiene sentido que tu cuerpo se prepare para huir o para luchar. Es una respuesta adaptativa, dependiendo de la situación.

Ahora bien, traducida a nuestros tiempos, tal vez la mayoría no tengamos tigres hambrientos merodeando, pero puede haber otro tipo de situaciones similares: obligaciones del trabajo, llamadas de cobranza, tareas sin adelantar, vehículos que nos pueden atropellar, etc...

Para leer: ¿Cómo saber si es un infarto o un ataque de ansiedad?

Son cosas a las que nos podemos ver enfrentados, y la respuesta de ansiedad puede ser beneficiosa, preocuparnos por una deuda nos puede ayudar a recortar gastos o buscar una alternativa para conseguir ingresos; sentir ansiedad cuando tenemos un trabajo atrasado nos permite enfocarnos en esa situación para solventarla; ansiedad cuando vemos que un vehículo nos puede atropellar nos podría salvar la vida. En estas situaciones la ansiedad es algo que nos permite reaccionar mejor acorde a la situación, y por sí misma, no es un problema o un error de nuestro cuerpo.

Ansiedad frente a otros eventos

Teniendo en cuenta que la ansiedad no es un problema en sí misma, ¿en qué punto hablamos de una dificultad de ansiedad? Podemos aplicar la misma lógica: depende la situación.

Una propiedad importante de la ansiedad es que se puede asociar con diversos eventos que antes no provocaban esta respuesta: personas, objetos, situaciones o incluso pensamientos. 

Cuando esto comienza a pasar de manera repetida con cosas que no representan una amenaza y en las que la ansiedad ya no es una respuesta adecuada ni útil, podemos empezar a hablar de un problema de ansiedad. Tal vez a algunas personas estos ejemplos les resulten familiares: 

  • Evitar tomar transporte público porque en el pasado algo desagradable ocurrió, ahora, solo con pensar en que debo desplazarme en un bus comienzo a experimentar ansiedad
  • Estar en una reunión con amigos muy cercamos y empezar a experimentar ansiedad porque “no tengo nada importante que decir”
  • Comenzar a llamar a los seres queridos en completa angustia porque se vino a la mente que algo malo les pudo haber ocurrido
  • Revisar constantemente información médica en internet porque cualquier sensación desagradable que pueda tener “puede ser un indicador de una enfermedad terrible”.

Para la persona que experimenta estas situaciones siente que son amenazas completamente reales y vivencian la ansiedad, y analizando en detalle, muy posiblemente las amenazas no son tales, o son mucho más pequeñas de lo que realmente parecen. En este punto la respuesta de ansiedad muy probablemente deja de ser adaptativa y comienza a ser un problema.

Te puede interesar: ¿En qué momento la ansiedad se considera un trastorno?

Cabe mencionar que en los ejemplos anteriores, muchas personas comienzan a dejar de hacer actividades placenteras, importantes o incluso de autocuidado. Estar anticipando una amenaza de manera constate puede ser muy agotador y tal vez no quede mucha energía para preocuparse por otras cosas, en estos casos la ansiedad nos está comenzando a impedir realizar actividades que antes podíamos hacer sin mucha dificultad o está dificultando bastante lo que queremos lograr para nuestra propia vida.

Si sientes que estas experimentando esta dificultad, no dudes en buscar un profesional, jamás sobra un poco de ayuda extra para superar estos retos que, a cualquiera, le pueden aparecer en el camino. Llámanos o escríbenos vía WhatsApp al 333 033 35 88, nuestros primeros auxilios psicológicos son gratuitos.

¿Te ha resultado útil esta información?
193
8
201 votes with an average rating of 1.1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add