Derechos sexuales y reproductivos

¿Cómo dejar la culpa y encontrar la reconciliación con la sexualidad?

¿Por qué la sexualidad es placentera y no mala?
Catalina Botero
Catalina Botero

Psicóloga clínica

Algunas personas aún asocian el sexo y la sexualidad con la vergüenza pues, desafortunadamente, a lo largo de la historia la sexualidad se ha visto atravesada por prejuicios sociales cargados de negatividad.

Debido a esto, hay muchos que no se sienten cómodos disfrutando de su sexualidad e incluso sienten culpa y preocupación cuando tienen pensamientos o acciones relacionadas con el disfrute sexual. Esto no solo genera una sensación de malestar personal, sino que puede ocasionar dificultades en el vínculo de intimidad.

Estas son algunas señales que te pueden indicar que tienes una mala relación con la sexualidad:

  • Inseguridad y vergüenza alrededor de la apariencia física: Muchas veces nos han enseñado que nadie debe ver nuestro cuerpo y, en algunos casos, que ni siquiera nosotros mismos debemos verlo o tocarlo, así que exponernos a una situación en la que estamos al descubierto genera malestar y vergüenza. Por este motivo, cuando estamos en situaciones así buscamos cubrirnos de alguna forma, ya sea con ropa, cruzando los brazos o apagando todas las luces.
     
  • Dificultades para sentir excitación y disfrutar de la sexualidad: Cuando nuestra mente está preocupada por algo, es muy difícil que conecte con nuestro cuerpo, así que la excitación suele bajar y el disfrute se siente más como una tarea que como un acto de placer.
     
  • Dificultades en las relaciones de pareja: Si bien la sexualidad no es lo único que importa en las relaciones de pareja, si es un componente importante para el fortalecimiento del vínculo de intimidad. Cuando tenemos una relación negativa con la sexualidad, es normal que se intente evitar a toda costa este tipo de interacciones, lo que puede terminar por afectar la relación.
     
  • Es difícil hablar y explorar la sexualidad: En muchos casos las personas sienten que la sexualidad es un tema tan prohibido que jamás se puede discutir con otros. Además, entienden la exploración propia como un acto negativo que no se debe permitir.

Entendemos que pueden existir diferentes motivos por los que se puede presentar cualquiera de estas señales; las ideas religiosas, las enseñanzas familiares y los contextos prohibitivos en colegios, por ejemplo, son algunas de las causas más comunes.

Hoy queremos invitarlos a contemplar la posibilidad de cambiar su relación con la sexualidad. Este no es un proceso fácil porque, como ya lo mencionamos, la vergüenza y la culpa son el resultado de muchos mensajes a lo largo de la vida, pero ajustar esta relación y permitirnos disfrutar de la sexualidad puede traer muchos beneficios, por eso te dejamos algunas recomendaciones para empezar a trabajar en esto.

  1. Empieza por reconocer aquellas cosas que te incomodan de la sexualidad.
  2. Intenta identificar los mensajes negativos sobre la sexualidad que escuchaste durante tu vida y refútalos. La realidad es que los seres humanos somos seres sexuales, por lo que la sexualidad es una parte fundamental de nuestra vida y nuestras relaciones; no tiene nada de malo disfrutar del sexo ni explorarlo, por el contrario mereces recibir y compartir placer.
  3. Permítete conocerte a ti mismo(a); este proceso puede ser gradual, pues entendemos que en un principio puede ser incómodo, pero la mejor forma de empezar a permitirte sentir placer es contigo.
  4. Una vez te sientas más cómodo contigo mismo(a), intenta hablar del tema con tu pareja o una persona de confianza. Esto también puede ir poco a poco, no debes compartir todo con la otra persona en el primer intento, pero permítete empezar a hablarlo. La comunicación es fundamental para poder establecer acuerdos, compartir lo que deseas y conocer lo que quisiera tu pareja. Además, cuando hablas sobre el tema, te das cuenta de lo normal que es y que no estás solo.
  5. Permítete pedir ayuda. Aunque ciertamente hay cosas que puedes hacer solo(a), la vergüenza y la culpa sexual pueden ser problemas muy arraigados. Si te beneficia el punto de vista de un profesional o simplemente quieres hablar de tus sentimientos con un experto neutral, considera la posibilidad de trabajar con un psicólogo que esté capacitado para ayudarte a explorar tus emociones e ideas y a desarrollar patrones de pensamiento y comportamientos sólidos y saludables.

¿Te ha resultado útil esta información?
5
0
5 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add