Cerrar

Cerrar

Identifico las señales para saber si un niño cercano está sufriendo de abuso

Identifico las señales para saber si un niño cercano está sufriendo de abuso

Reconocer un abuso infantil no es fácil. Por miedo y vergüenza a los niños les cuesta mucho contar sobre lo que están viviendo. Muchas veces el abusador es alguien del entorno familiar y juega un rol clave en el proceso de formación de la personalidad del niño, por lo tanto, tiene su confianza para manipularlo en caso de que cuente algo.

Según la psicóloga mexicana Julia Borbolla, “el abuso infantil ocurre cuando un niño es utilizado para la estimulación sexual de su agresor o la gratificación de un observador. Implica toda interacción sexual en la que el consentimiento no existe o no puede ser dado, independientemente de si el niño entiende la naturaleza sexual de la actividad e incluso cuando no muestra signos de rechazo”.

Es clave que los padres o tutores tengan una buena comunicación y confianza con los niños, pero, además, estén pendientes de cualquier tipo de cambios físicos o en los comportamientos que pueden ser señal de alerta a algo que no está bien.

El Dr. Rafael Vásquez, especialista en psiquiatría del niño y del adolescente, menciona cuatro señales claras para detectar si un menor está siendo abusado o puede estar en riesgo:

  1. En un escenario en donde los padres deben salir a trabajar y dejan al niño solo en casa con un adulto.
  1. Cuando, especialmente el niño pequeño, comienza a tener comportamientos sexuales abiertos que antes no presentaba.
  1. Al aparecer alteraciones en el sueño de un pequeño que antes no tenía dificultades para dormir, ni presentaba pesadillas y de un momento a otro comenzó a sufrir de estos signos. Si es un niño con factores de vulnerabilidad con adultos cercanos que podrían ser perpetradores de la violencia, hay que ponerle más atención al tema.
  1. La llamada alienación parental, en donde uno de los papás separados puede interpretar cualquier acto del otro como de violencia sexual y es muy difícil aclarar la situación. Ambos alegan que el otro violentó sexualmente al niño y las señales de abuso, verídicas o no, se vuelven herramientas que usan los padres para agredirse mutuamente. Esto vale la pena mencionarlo porque nadie lo habla y es un problema del día a día.

Otras son:

  • Usa lenguaje sexualmente inapropiado.
  • Su conocimiento sobre el sexo no corresponde a su edad.
  • Se ve retraído y no quiere abrazos u otras muestras de afecto por algunos miembros de la familia, amigos cercanos, profesores o una persona puntualmente.
  • Sufre de depresión o ansiedad.
  • Se lastima a sí mismo.
  • Hace comentarios que evidencian baja autoestima.
  • Se presentan lesiones como hematomas, sangrado o hinchazón en el área genital, y se evidencian en quejas de dolor a la hora de caminar y sentarse.
  • Hay signos de infección en el área urinaria o genital. Incluye ardor frecuente, picazón o secreción.
  • Se evidencia sangre u otros fluidos en su ropa interior.
  • Un embarazo.
  • Cambios en el desempeño académico.
  • Vuelven a orinarse en la cama o a chuparse el dedo.
  • Se niegan a bañarse o hay baño en exceso, esto depende de la edad del menor.
  • Se nota demasiado preocupado por un hermano.
  • Recibe regalos o dinero repentinos de una persona con autoridad.

Si confiesa lo que está sucediendo se le debe creer de manera absoluta y activar la ruta de las primeras 72 horas del ICBF, en la que se debe denunciar oportunamente con las autoridades competentes cualquier tipo de abuso sexual. Estas entidades son las comisarías de familia, la Policía de infancia y adolescencia, la Policía judicial, una unidad de reacción inmediata y la Fiscalía General de la Nación.

Al hacerlo, el menor debe recibir una atención médica y un apoyo psicológico oportuno, medicamentos para prevenir infecciones de transmisión sexual y VIH/SIDA, anticoncepción de emergencia para prevenir un embarazo no deseado, asesoría para Interrupción Voluntaria del Embarazo y una toma de muestras para obtener evidencias del hecho.

Si tienes dudas sobre este tema o necesitas orientación al respecto o sabes de un niño que está siendo abusado y no sabes cómo manejar la situación, podemos ayudarte. Llámanos al 300 912 5231 o escríbenos al Whatsapp o nuestro chat, que se encuentran en la caja que dice ‘¿No te sientes bien?’ que encuentras al costado derecho de esta página. Recuerda que nuestros servicios son gratuitos.

¿Cómo te has sentido con la ayuda y asesoría que ofrecemos?

Para nosotros es muy importante tu opinión. ¡Cuéntanos tu experiencia!

    Deseo recibir más información sobre las temáticas tratadas en este sitio web

    Porque quiero estar bien

    Síguenos en redes sociales

    Una iniciativa de:

    Fundación Santo Domingo

    Con el apoyo de:

    ¿No te sientes seguro en casa?

    ¿No te sientes bien?

    ¿Necesitas apoyo y orientación psicológica? Nuestro servicio es GRATUITO ¡Llámanos o escríbenos!

    Llámanos

    Whatsapp