Cerrar

Cerrar

Reconozco el lado oculto de las emociones y otras lecciones importantes de la inteligencia emocional

Reconozco el lado oculto de las emociones y otras lecciones importantes de la inteligencia emocional

Hablar de Inteligencia Emocional (IE) siempre es adecuado, y más aún cuando todos hemos pasado por un torbellino incontrolable de sentimientos rebotando en el día a día.

Para los que se lo preguntan, la inteligencia emocional es la capacidad que tenemos para controlar y gestionar positivamente las emociones con el fin de vivir más plenamente. El autoconocimiento, la regulación emocional, la empatía y la resiliencia son algunas de las capacidades que, al desarrollarse, la conforman.

“Su desarrollo se debe estimular, primordialmente, en la infancia porque es la edad perfecta para autodescubrir las emociones a través de la empatía, la generosidad, el entendimiento, la demostración de afecto, y de esa manera, expresarse adecuadamente en una situación de tristeza, angustia, felicidad o euforia, sin ninguna cohibición y teniendo el control sobre lo que se siente”, explica Jennifer Ruíz, psicóloga en Neuraxis, Clínica Neuropsicológica Integral.

Sin embargo, no basta con el autoconocimiento emocional cuando no se sabe cómo regular lo que se está diciendo y hay un desborde desmedido de llanto, ira, entre otras. La relajación a través de la respiración consciente del yoga, la respiración (Aprendo de la respiración lunar y otras 3 técnicas para conciliar el sueño) o la meditación son opciones para aplicar cuando se presente esta situación. “Cuando a las emociones no les permitimos ser y expresarse de manera adecuada, lo que hacemos es dejarlas olvidadas, pensando en que no las vamos a sentir y, en realidad lo que hacen es tomar una forma como de monstruo dentro de nosotros con el control absoluto”, añade Ruíz.  

Si la estimulación no se dio en la niñez, no quiere decir que sea imposible de hacerse en la vida adulta porque el cerebro es muy flexible y puede acomodarse a las necesidades y aprendizajes en cualquier momento. Para hacerlo se deben emplear las mismas técnicas de autoconocimiento. 

Otro aspecto importante para tener en cuenta es que todo depende de los pensamientos y en la manera en la que se asume una situación, pues, según el filósofo Epictecto, el verdadero problema de las personas no radica en la situación o en el problema, sino en la manera que piensan acerca de lo que les está sucediendo. “Nosotros somos los que le damos la percepción, el sentido a lo que vivimos – comenta Ruíz - Cuando se pasa por una situación adversa, lo más adecuado es ser consciente de que esto me preocupa, me hace sentir con rabia, pero, ¿qué voy a hacer con ella?, voy a expresarla de manera asertiva, luego, hago retroalimentación y trato de buscar una solución adecuada para mi salud mental y la de los demás. Pues una persona con la IE desarrollada no piensa solo en él, sino en todas las personas que lo rodean o están involucradas en la situación”.

Para desarrollarla puedes acudir a la ayuda de uno o varios expertos, o empezar a identificar ciertos aspectos que recomienda el psicólogo Daniel Goleman, mundialmente reconocido por su teoría de la Inteligencia Emocional:

  1. Descubre la emoción que habita detrás de cada uno de tus actos

Aprende a conectarte con las emociones a través de tu inteligencia. Busca el origen emocional de cada acción, decisión o estado de ánimo. La tristeza que hay oculta en un grito, la inseguridad detrás del aislamiento social o el miedo que se esconde en la falta de iniciativa.

  1. Incorpora un rico lenguaje emocional

Las cuatro emociones básicas son: alegría, tristeza, ira y miedo. Cuando aprendas a identificar cada una, podrás poner en palabras lo que pasa por tu mente y por tu corazón. Es fundamental para gestionar las emociones.

  1. El lado oculto de las emociones

Detrás de las emociones primarias hay otras secundarias. Descúbrelas. No te dejes llevar por las apariencias. La tristeza no solo implica pena, ni la alegría únicamente gozo. Si profundizas, aprenderás a “leer” el trasfondo emocional.

  1. No te juzgues

Las emociones son simples mensajeras que te indicarán cómo manejarte positivamente. No juzgues tus sentimientos. Ellos te brindan preciada información y son sumamente útiles para poner en práctica el autocontrol y el manejo consciente de lo emocional.

  1. El lenguaje corporal puede echarte una mano

Al principio cuesta reconocer las emociones. Sin embargo, si prestas atención a lo gestual o corporal, te darás cuenta de que no siempre las palabras dicen la verdad. A modo de ejemplo, podemos pensar en la gente que dice ser positiva y que siempre está dispuesta a brindar ayuda, pero, sin embargo, en muchas ocasiones está meneando la cabeza como negando. Entre los gestos y las palabras, quédate con los gestos.

  1. Aprende a hablar menos y actuar a tiempo

Antes de decir algo de lo que puedas arrepentirte, calla. Antes de tomar una decisión intempestiva, aguarda. Ante cada emoción, detecta qué pensamiento surge y tómate un tiempo para modificarlo en caso de ser necesario.

  1. No juzgues las reacciones de los demás, ponte en sus zapatos

Utiliza la empatía para no juzgar al otro por lo que hace, dice o piensa. Cada cual tiene sus razones. Mira más allá y descubrirás un mundo de emociones.

  1. Haz un registro emocional

Apunta tus emociones para volverte con el tiempo en una persona capaz de gestionarlas sin necesidad de tomar nota. Leer un listado de emociones y pensamientos te ayudará a tomar conciencia para poder usarlo en tu beneficio y alcanzar tu superación.

  1. Expresa tus emociones con asertividad

Aprende a expresarte bien. Una frase asertiva sería: “siento tal emoción cuando haces o dices tal cosa”. Quien conecta bien con sus emociones es capaz de comunicarse mejor con los demás y pedir lo que necesita. ¡Ánimo! Tú también podrás hacerlo.

  1. Lleva los puntos anteriores a la práctica

De nada sirve la teoría si no la pones en práctica.

 

Podemos ayudarte si crees que lo necesitas. Llámanos al 300 912 5231 o escríbenos al Whatsapp o nuestro chat, que se encuentran en la caja que dice ‘¿No te sientes bien?’ que encuentras al costado.

¿Cómo te has sentido con la ayuda y asesoría que ofrecemos?

Para nosotros es muy importante tu opinión. ¡Cuéntanos tu experiencia!

    Deseo recibir más información sobre las temáticas tratadas en este sitio web

    Porque quiero estar bien

    Síguenos en redes sociales

    Una iniciativa de:

    Fundación Santo Domingo

    Con el apoyo de:

    ¿No te sientes seguro en casa?

    ¿No te sientes bien?

    ¿Necesitas apoyo y orientación psicológica? Nuestro servicio es GRATUITO ¡Llámanos o escríbenos!

    Llámanos

    Whatsapp