Relaciones personales

Cinco habilidades de la inteligencia emocional en el trabajo

Inteligencia emocional en el trabajo

La inteligencia emocional no solo nos faculta para nuestro bienestar propio, también nos puede dotar de habilidades que son muy valoradas en los entornos profesionales. Te contamos sobre cinco de ellas.

Inteligencia emocional y habilidades blandas

Las llamadas soft skills o habilidades blandas son algunas facultades que permiten grandes aportes en el desempeño laboral que no tienen que ver específicamente con el conocimiento técnico ni experiencia en la profesión en la cual nos desempeñamos, sino que constituyen habilidades sociales, entre estas, habilidades que surgen de la llamada “inteligencia emocional”.

Te recomendamos: La importancia de la inteligencia emocional en nuestras relaciones: cuatro claves para mejorarla

Inteligencia emocional en el trabajo

Las siguientes son algunas de las habilidades propias de la inteligencia emocional que resultan especialmente apreciadas en el entorno laboral:

  1. Empatía: la capacidad de compartir las emociones con otras personas, el no juzgar, el compartir sus dificultades o miedos y el ponerse la posición de otros es una habilidad que facilita la interacción social en el trabajo. 
     
  2. Autorregulación: la capacidad de tener autocontrol con nuestras emociones, de ser conscientes de nuestros propios errores o posibles conductas equivocadas, de manejo de nuestro temperamento es, sin duda, una facultad que facilitará nuestras relaciones en el interior de una empresa.
     
  3. Comunicación asertiva: es claro que una de las mayores habilidades en las que podemos trabajar para mejorar nuestro desempeño labora es en la comunicación. Tener una escucha activa, hablar de manera clara y respetuosa, o persuasiva y empática, serán prácticas favorables para el entorno empresarial.
     
  4. Resiliencia: la también llamada “entereza” es la capacidad de adaptación a los cambios hostiles o repentinos, o la facultad de ser diligentes ante factores desfavorables sin perder el norte. Es una actitud y disposición emocional privilegiada y de gran utilidad en el trabajo, pues siempre valoramos a las personas que no se rinden tan fácil.
     
  5. Responsabilidad: es sabido que una de las facultades emocionales más valoradas en todo tipo de trabajos es la responsabilidad, la capacidad de cumplir con nuestros compromisos y acuerdo, plazos, horarios o tiempos establecidos. Ser responsable es y será siempre un valor agregado en un empleo.

También puedes leer: Diez pasos para desarrollar la inteligencia emocional

¿Te ha resultado útil esta información?
0
0
No votes have been submitted yet.
call

Llama al 330333588

Escríbenos por Whatsapp

add