Cerrar

Cerrar

Afronto de la mejor manera un duelo durante la cuarentena

Afronto de la mejor manera un duelo durante la cuarentena

La pandemia cambió hasta la manera en la que le decimos adiós a los seres queridos. ¿Cómo afrontar una pérdida durante el aislamiento?

El duelo es un acontecimiento vital por el que se pasa en algún momento de la vida. Se presenta no solo en la muerte de un ser querido, sino en otros episodios como cuando se abandona el chupo, el seno de mamá, al mudarse de un lugar en el que se era muy feliz, al perder un trabajo, una amistad o un amor.

Cuando se presenta, lo hace a través de algunos síntomas físicos y emocionales como el llanto frecuente, la falta de energía, la interrupción en los ciclos del sueño, los cambios en el apetito, los movimientos repetitivos asociados a un temblor corporal, la negación a la realidad, un choque emocional psíquico, algún episodio de vómito o problema digestivo. Estos síntomas están marcados por la tristeza, así que no se deben confundir con la depresión, porque quien está en duelo cuenta con ciertas características naturales de un evento vital que acaba de acontecer.

El duelo se desarrolla también según el tipo muerte por la cual se pierde a un familiar. No es el mismo cuando alguien fallece por suicidio al que lo hace por cáncer, entre más fuerte y trágico es el hecho, es mucho más difícil de comprender la realidad emocional que está viviendo esa persona.

Esto es lo que sucede en el caso de las personas que fallecen por COVID-19, que por el protocolo que debe seguirse y al no poder darles el último adiós como tradicionalmente se hace, el duelo para sus familiares se vive con mayor intensidad y se elabora con algunas dificultades.

“Es más complejo elaborar un duelo en esta época a raíz de la pandemia, dado que el soporte emocional que usualmente brinda la familia y amigos a quien vive la pérdida se ve reducido, puesto que hay menor acompañamiento por parte de la red de apoyo, en razón a las restricciones establecidas, como el límite de personas que acompañan el ritual que hacemos para despedir a quien fallece (velación, misas o cultos religiosos y sepelio), el distanciamiento social y la prohibición de reuniones sociales - menciona Catalina Carvajal, psicóloga clínica - lo anterior sumado a la discriminación que puede surgir hacia la familia cuando fallece uno de sus miembros por diagnóstico de COVID-19, que también puede afectar más el proceso”.

Para suplir esa primera necesidad de decirle adiós a la persona que fallece, existen alternativas simbólicas como escribirle una carta de despedida donde expresemos nuestros pensamientos, emociones y sentimientos, también se puede hacer mediante oraciones, de acuerdo a la creencia de cada persona. Lo cierto es que se hace imprescindible que cada quien encuentre una forma de despedirse para avanzar en la elaboración del duelo.

Dejarlo ser es importante para que con el tiempo se logre aceptar y disminuir la carga emocional que tiene una pérdida de cualquier naturaleza. También para darle continuidad a la vida sin la presencia de esa persona, a fin de que este hecho no genere a futuro interferencia en el área laboral, académica, familiar, o de pareja, y la persona logre adaptarse a la nueva situación.

Aunque existen unas etapas del duelo, no hay un paso a paso o un manual que las personas deban cumplir al pie de la letra, por lo general tienden a pasar de una etapa a otra. La primera es la que se genera cuando se recibe la noticia. Por el choque que se siente se presenta una negación; seguido, va el enfado y la impotencia y, por último, la aparición de un estado de ánimo muy bajo. Todas estas se experimentan en diferente orden, según la persona, hasta que se llega a la aceptación y el aprendizaje de lo que sucedió.

“Hay que ir equilibrando poco a poco esa aceptación intelectual con la emocional, reconocer que se está en un proceso de duelo, que bloquear los sentimientos y negar el dolor va a ser que se sienta mucho más. Sentirlo, vivirlo y saber que un día pasará, es vital para poder continuar con la vida”, explica Aura Conde, psicóloga clínica.

“Para ayudar a alguien que esté pasando por un duelo durante la pandemia, la alternativa es hacer uso de las herramientas que ofrece la virtualidad y/o tecnología, comunicarnos con las personas que están atravesando una pérdida, a través de llamadas, video llamadas, mensajes y cualquier otra muestra de presencia y acompañamiento emocional en la distancia. Sobre todo, estar dispuestos a escuchar, porque puede llegar a ser más importante que las palabras de ánimo que podamos brindar. Por último, sugerir ayuda profesional cuando se observe que los síntomas de tristeza, llanto, nostalgia entre otros no ceden con el paso del tiempo”, añade Carvajal.

Esto sucede cuando el duelo normal pasa a ser más patológico y tardío porque está relacionado con los síntomas o manifestaciones que puede tener la persona y el tiempo que duren, en este caso es mucho más extenso, pues se da entre 6 meses y un año. “Esas manifestaciones se generan a través de los pensamientos reiterados de culpa por cosas que de pronto la persona dejó de hacer, pensamientos recurrentes de que debió haber muerto en vez de la persona querida, deterioro funcional prolongado, dificultad para desenvolverse de forma ágil en la cotidianidad, entre otras, comenta Conde. En estos casos es importante la intervención de un profesional de la salud mental que evalúe el estado emocional de la persona y busque alternativas que le permitan identificar los obstáculos que le han impedido poder desarrollar un duelo sano”.

Según el psicólogo Víctor Frank, cuando no podemos cambiar una situación, tenemos el reto de cambiarnos a nosotros mismos, pues el sentido de la vida surge mucho más cuando estamos enfrentados a un sufrimiento. Por eso la importancia de elegir las emociones y el proceso que podamos llevar a cabo durante un duelo.

¿Cómo te has sentido con la ayuda y asesoría que ofrecemos?

Para nosotros es muy importante tu opinión. ¡Cuéntanos tu experiencia!

    Deseo recibir más información sobre las temáticas tratadas en este sitio web

    Porque quiero estar bien

    Síguenos en redes sociales

    Una iniciativa de:

    Fundación Santo Domingo

    Con el apoyo de:

    ¿No te sientes seguro en casa?

    ¿No te sientes bien?

    ¿Necesitas apoyo y orientación psicológica? Nuestro servicio es GRATUITO ¡Llámanos o escríbenos!

    Llámanos

    Whatsapp