Fortalecer la mente

Ocho tipos de duelo y cómo se presentan

Tipos de duelo

El duelo es un evento que ocurre en nuestras vidas de manera normal. Todas las personas experimentamos el duelo en momentos en los que sufrimos alguna pérdida o ruptura relevante. Pero existen distintos tipos de duelo. Aquí te contamos sobre ellos.

¿Qué es el duelo?

Los duelos son etapas normales de la vida humana y pueden ocurrir a nivel relacional (separación de la pareja, amistades, pérdidas de familiares, etc.), material (pérdida de posesiones valiosas difíciles de sustituir o con alguna carga emocional), facultativo (accidentes de afectación física o mental) o de desarrollo (mudanzas, jubilación, etc.).

Te recomendamos: ¿Qué es el duelo y cómo afrontarlo durante la pandemia?

Pero no solo existen distintas formas de pérdida por las cuales se origina un duelo en nuestras vidas, también existen distintas formas como estos se presentan, de acuerdo a las numerosas situaciones o maneras en las que transcurre nuestras historia personal.

Hemos de aclarar que no toda pérdida conlleva al duelo y que cada persona afronta su propio proceso de manera distinta. Sin embargo, los siguientes son, en términos generales, los tipos de duelo que suelen presentarse:

Tipos de duelo

  1. Duelo anticipado: Se presenta generalmente cuando existen enfermedades terminales, especialmente si han sido padecidas por un periodo de tiempo extenso. Este duelo se vive antes del fallecimiento (o la perdida inminente) y suele ser un duelo prolongado, y una preparación emocional e intelectual para la pérdida definitiva. El duelo anticipado suele recibir cierto alivio con la llegada de la muerte (o de la pérdida que se prevé), pero es muy recomendable que durante este duelo, las personas cuenten con el apoyo de un psicólogo para poder expresar y elaborar las emociones que en él surjan. 
     
  2. Duelo irresuelto: Se da cuando el duelo está transcurriendo, es decir, la etapa del duelo sigue presente. Se suele hablar de un duelo irresuelto cuando la aceptación tarda demasiado en llegar y el sufrimiento y demás emociones se siguen presentando, incluso habiendo pasado bastante tiempo después de la pérdida.
     
  3. Duelo crónico: Se entiende como una de las formas en las que puede devenir un duelo irresuelto. Es una especie de duelo patológico y se da cuando, tras la pérdida, no se puede elaborar de forma sana esa experiencia de pérdida. El dolor, la tristeza, la amargura, la ansiedad o la nostalgia permanentes están siempre presentes. Cabe mencionar que, aunque se suele plantear un tiempo estimado para la elaboración de un duelo (algunos meses o dos años como tiempo máximo), esto no es necesariamente así, con lo cual la idea de "superación" de un duelo no es la más conveniente, como tampoco lo es suponer que un proceso emocional puede determinarse solo cuantitativamente.
     
  4. Duelo ausente: Se da por una profunda negación de la pérdida. El comportamiento evitativo o de rechazo a la conciencia de la experiencia de pérdida llevan a que la persona no enfrente dicha realidad. Verse atrapados en la primera fase del duelo, la de la negación, conlleva un profundo malestar emocional que debe atenderse.

    ¿Cómo superar el duelo de la muerte por covid-19? Guía de cuatro pasos
     
  5. Duelo retardado: Ocurre cuando el duelo se da, no un tiempo tiempo antes, sino algún tiempo después de la pérdida o ruptura. Puede ocurrir cuando no se desea expresar o exteriorizar el duelo, como en padres de familia o cuidadores primarios que se niegan a que sus hijos los vean sufrir. Sin embargo, no es conveniente elaborar un duelo de manera tardía.
     
  6. Duelo inhibido: Se presenta cuando la experiencia y correspondiente manifestación de las emociones asociadas a la pérdida se buscan evitar a toda costa, dada su condición dolorosa y displacentera. Este duelo se ha comprendido como un mecanismo de defensa ante la experiencia del duelo. La inhibición del duelo suele conllevar complicaciones de salud física como somatizaciones y demás afecciones relacionadas con la pérdida. 
     
  7. Duelo desautorizado: Ocurre cuando quien padece el duelo interactúa en un entorno que condena, deslegitima o busca inhibir de forma externa (con juicios de valor, reproches, castigos, etc.) la experiencia de pérdida. Esto ocurre generalmente porque dicho entorno no comparte el sistema de valores o creencias con el doliente o bien porque consideran reprochable padecer un duelo hacia la perdida que se presentó (no aprobar la pareja, las amistades, etc.). Hemos de recordar que ningún duelo debe ser inhibido ni desautorizado.
     
  8. Duelo distorsionado: Se trata de un tipo de duelo cuya experiencia parece desproporcionada con la realidad del evento de pérdida. El duelo distorsionado puede ser tanto una forma de duelo inhibido como una de duelo retardado pero que se ha vinculado a nuevas experiencias de pérdida y detona de forma exacerbada. 

Puedes leer: ¿Existe la depresión por una ruptura amorosa?

En todos los casos de duelo, es importante apoyarnos en nuestras redes de apoyo, acudir a profesionales en psicología y expertos, y buscar toda la ayuda necesaria para sobrellevarlos y elaborarlos de la mejor manera. Red de apoyo: ¿por qué es importante en nuestra salud mental y física?
 

¿Te ha resultado útil esta información?
44
3
47 votes with an average rating of 1.1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add