Trastornos mentales

¿Cuál es la diferencia entre el comportamiento de un niño con TDAH y un niño sin esta condición?

En qué se diferencia el comportamiento de una persona hiperactiva y una con tdah
Catalina Botero
Catalina Botero

Psicóloga clínica

Como cuidadores, padres, profesores o familiares podemos estar atentos a los posibles cambios en el comportamiento de un niño cercano y, según las indicaciones que aquí brinda una experta buscar ayuda profesional, si es necesario.

Usar frases como “este niño es muy hiperactivo”, cuando un niño tiene energía se ha vuelto muy común; de hecho, asumir que los niños pueden tener déficit de atención y/o hiperactividad se ha convertido en algo regular.

Mucho padres asumen que cuando su hijo presenta algunos problemas de conducta en casa o en el colegio es porque él o ella están presentando un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Sin embargo, esto no necesariamente es así, y hacer ese tipo de generalizaciones no resulta conveniente, pues puede terminar por generar problemas en niños que solo necesitan un ajuste en sus pautas de crianza o llevar a que se pasen por alto situaciones en las que sí puede existir un trastorno. Por este motivo, en este artículo vamos a hablar un poco más sobre las señales que nos indican si realmente un niño puede tener esta condición, diferenciándolas de comportamientos que pueden ser normales en niños.

Puede interesarte: ¿Un adulto puede ser diagnosticado con TDAH?

Debemos empezar por señalar que, aunque muchos niños con TDAH son muy enérgicos, únicamente el criterio del exceso de energía no es suficiente para dar un diagnóstico. De hecho, es posible encontrar formas en las que el trastorno se manifiesta y los niños que lo viven presentan muy baja energía, que se combina con falta de atención y otros síntomas.

De manera general, existen algunas señales que pueden ser indicadores de que existe un TDAH. A continuación presentamos alguna que resultan fundamentales.

Dificultades en el procesamiento de la información

A los niños con TDAH les cuesta mucho más trabajo procesar la información, es decir, captar y aprender cosas nuevas, así que pueden presentar problemas de rendimiento académico.

Problemas con la regulación emocional

En oportunidades, las dificultades para comprender y procesar la información pueden hacer que se frustren fácilmente, lo que a su vez genera respuestas emocionales fuertes que les cuesta regular, como pataletas. Estos síntomas pueden interferir con las relaciones sociales, lo que lleva a una sensación de aislamiento y a una disminución de la autoestima

Función ejecutiva

Los niños con TDAH suelen tener problemas con la función ejecutiva, con tareas como la organización, la planeación, la priorización, la atención y el recuerdo de los detalles. 

Para leer más tarde: ¿Qué pasa en el cerebro de una persona con TDAH?

Ajuste para el desarrollo

Los niños con TDAH también tienden a mostrarse un poco atrasados en su desarrollo cuando se comparan con otros niños de la misma edad. Así, un niño de 11 años con TDAH puede pensar y comportarse más como un niño pequeño que como un preadolescente. Esto significa que incluso cuando son adolescentes, los niños con TDAH pueden carecer del juicio que necesitan para tomar ciertas decisiones relacionadas con su vida social, los riesgos y potencialmente dañinas.

Recordemos también que el trastorno, según los manuales de diagnóstico, tiene tres maneras de manifestarse:

  • Déficit de atención: el diagnóstico antes conocido como TDA. Un niño con TDAH inatento se distrae fácilmente o muestra síntomas de falta de atención, pero no es hiperactivo ni impulsivo.
  • Hiperactividad: en este caso, los síntomas de un niño son el comportamiento hiperactivo e impulsivo, pero su capacidad de atención es típica.
  • Combinado: una mezcla de los dos primeros.

Te recomendamos: ¿El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tiene cura?

Así, cada “versión” del trastorno puede presentar algunas señales específicas:

Un niño puede tener TDAH inatento si:

  1. Se distrae fácilmente.
  2. Es generalmente olvidadizo.
  3. Le cuesta prestar atención a los detalles en sus tareas escolares y otras actividades.
  4. Ignora regularmente a un interlocutor, incluso cuando éste le habla directamente.
  5. Evita las tareas que requieren un esfuerzo mental prolongado.

Un niño puede tener TDAH con hiperactividad si:

  1. Habla en exceso.
  2. Tiene una dificultad extrema para esperar su turno.
  3. Es físicamente activo (corre, trepa, etc.) en situaciones inapropiadas.
  4. Es incapaz de jugar tranquilamente o de relajarse.

Y, por último, si muestra una combinación de estos síntomas, es posible que tenga un TDAH mixto.

Lo importante acá es saber que está bien que los niños sean enérgicos y es normal que no puedan permanecer concentrados por periodos de tiempo iguales a los de los adultos. Ante cualquier duda es importante que consultes con un profesional antes de asumir cualquier cosa sobre un posible diagnóstico.

Realmente a lo que debemos estar atentos y lo que marca la diferencia entre el comportamiento normal de un niño y el comportamiento de un niño con TDAH es que sus conductas interfieran de manera importante con su rendimiento en el colegio, las actividades extra y/o sus relaciones interpersonales.

Otros artículos para leer sobre el TDAH:

¿Todas las personas con hiperactividad tienen TDAH?

Tres señales para que los profesores identifiquen un posible caso de TDAH

¿Cuáles son las características del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?

Diez juegos para mejorar la concentración de niños con TDAH

¿Te ha resultado útil esta información?
3
0
3 votes with an average rating of 1.
call

Llama al 573330333588

Escríbenos por Whatsapp

add